Rosell: "Prefiero un titular de 'Rosell no deja entrar a los niños' que uno de 'Rosell ha matado un niño'"

El presidente del FC Barcelona, Sandro Rosell, ha comentado este miércoles en referencia a la prohibición de entrar al Camp Nou sin entrada, incluso para los niños menores de siete años como venía siendo costumbre hasta ahora, que se ha tomado esta decisión por seguridad y porque prefiere que le tilden de "no dejar entrar a niños" que de haber "matado" a alguno.

BARCELONA, 16 (EUROPA PRESS)



"Prefiero un titular que diga: 'Rosell no deja entrar a los niños' que 'Rosell ha matado un niño', así de claro. Cumpliremos la ley, sin duda. Vamos en contra de nuestras costumbres, pero no lo hacemos por dinero, es absolutamente falso. Si pasara alguna cosa por irresponsabilidad no nos lo perdonaríamos nunca", aseguró en declaraciones a 'El Matí de Catalunya Ràdio' recogidas por Europa Press.

Además, reconoce que es una medida impopular y que va en contra de la tradición. "No hay niño de siete años que pueda entenderlo, es imposible. Yo le tendría mucha manía al presidente del Barça y no le hablaría nunca más porque es una ilusión, yo también he sido pequeño y he ido con mi padre, sin entrada. Es una tradición de toda la vida", señaló.

"En todos los clubes grandes de Europa nadie entra sin entrada, porque es la ley de aforo en todos los países, para todo espectáculo como es el fútbol. Pasa en Madrid, Bilbao, en Inglaterra o Alemania, pero es un 'usos y costumbres' que había en el Camp Nou. Somos los primeros que estamos en contra de esta ley, pero es una ley. Son normas incómodas que hay que cumplir", ahondó.

Como hizo el secretario y portavoz de la Junta, Toni Freixa, reiteró que en el último precedente similar entraron muchos niños sin entrada, y que ello sería más grave contra el Real Madrid. "Ahora ha pasado que la seguridad nos ha alertado de que con este horario, contra el Real Madrid, podrían venir unos 40.000 niños y haber una asistencia de 140.000 en un Camp Nou con aforo para 95.000 solo. Podría pasar que, ante cualquier problema como una bengala o estampida, puede haber muertos y este riesgo no lo tomaremos", argumentó.

"Estudiamos la ley a fondo, porque era una cosa que teníamos en el cajón porque es una tradición familiar que no queríamos perder, y nos hizo ver que podíamos tener problemas gravísimos contra el Madrid de sobre aforo, estampida, gente chafada o incluso algún muerto, y no estoy dispuesto a ello. Tenemos que estudiar la manera de que sea posible que los niños entren con entrada, sin cobrarla", apuntó al respecto.