Rosberg no permite que nadie vea la bandera de cuadros antes que él

Nico Rosberg, en lo alto del podio

El alemán, inapelable en China donde Carlos Sainz acaba noveno y Fernando Alonso, duodécimo. 

El piloto alemán Nico Rosberg (Mercedes) se ha impuesto este domingo en el Gran Premio de China, tercera cita del Mundial de Fórmula 1, y se consolida como líder del campeonato al ganar su sexta carrera consecutiva y la tercera este año, mientras que los españoles Carlos Sainz (Toro Rosso) y Fernando Alonso (McLaren) han finalizado noveno y duodécimo, respectivamente.

 

Rosberg, que no ha permitido que 2016 conozca otro campeón que no sea él, realizó una auténtica exhibición para convertirse en el primer piloto, desde que lo consiguiera su compatriota Michael Schumacher en 2004, en ganar las tres primeras citas del Mundial.

 

Junto a él se subieron al podio el también germano Sebastian Vettel (Ferrari) y el ruso Daniil Kvyat, que evidenció la espectacular mejoría de los Red Bull, que también tuvieron al australiano Daniel Ricciardo en una meritoria cuarta posición. Por su parte, el finlandés Kimi Raikkonen (Ferrari) fue quinto, junto por delante del brasileño Felipe Massa (Williams).

 

Quien no pudo completar del todo su remontada fue el actual campeón del mundo, el británico Lewis Hamilton (Mercedes), que salía desde la última posición después de tener problemas en el motor en la calificación del sábado y de no haber podido marcar tiempo.

 

Por su parte, el madrileño Carlos Sainz volvió a concluir en la zona de puntos y ha sumado otros dos después de terminar noveno, una posición más retrasado de la inicial después de que su compañero de equipo, el holandés Max Verstappen, se la arrebatase. También en una posición más abajo terminó el asturiano Fernando Alonso, que se quedó duodécimo a dos puestos de sumar su primer punto en el Mundial.

 

RICCIARDO TOMA LA CABEZA 

 

En una salida espectacular, Ricciardo se hizo con la cabeza de carrera relegando a Rosberg a la segunda plaza, mientras que los Ferrari chocaban entre ellos y provocaban que Raikkonen quedase lastrado y descendiese a las últimas posiciones con un alerón roto; en su vuelta a pista, Hamilton acabó también con el alerón delantero dañado.

 

La plaza de privilegio solo le duró cuatro vueltas, hasta que pinchó el neumático trasero izquierdo y se vio obligado a pasar por boxes. Mientras, Kvyat aprovechaba el desconcierto tras la salida del primer coche de seguridad para subir hasta el segundo puesto.

 

Otro de los que jugó con la estrategia de Mercedes y Ferrari fue Sainz -con medios desde la vuelta 33-, que desde su quinta posición mantuvo a raya durante diez vueltas a Hamilton y Raikkonen, ansiosos por remontar. El otro español en liza, Alonso, tuvo que pasar por garajes para cambiar las gomas medias y se caía del 'Top 10'.

 

En la cabeza, con Rosberg escapado, la lucha la protagonizaron Kvyat y Vettel, que terminó cuando el alemán consiguió adelantar; los coches doblados lastraron al ruso, que a falta de muy pocas vueltas veía cómo la distancia con Vettel era ya de cuatro segundos.

 

Mientras, Sainz fue obligado a dejarse pasar por Verstappen para que ambos pudiesen pasar al mexicano Sergio 'Checo' Pérez (Force India), algo que lograrían y que luego harían con el finlandés Valtteri Bottas (Williams).

 

Con todo, Rosberg logró una victoria tranquila y hace pleno con 75 puntos en el Mundial, por delante de su compañero Hamilton (39) y del australiano Ricciardo (36). Sainz dispone de 4 unidades y Alonso todavía no se ha estrenado.