Ronaldo tritura al Celta con un triplete en la número 18

El equipo de Ancelotti se deshizo del Celta con tres goles del portugués aunque con la polémica del primer gol de un penalty que no fue.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

REAL MADRID: Casillas; Carvajal, Pepe, Sergio Ramos, Marcelo; Illarramendi, Kroos, James Rodríguez (Arbeloa, min.52); Bale, Cristiano Ronaldo ('Chicharito' Hernández, min.84) y Benzema (Fábio Coentrao, min.80).

  

CELTA DE VIGO: Sergio Álvarez; Hugo Mallo, Cabral (Sergi Gómez, min.73), Fontás, Jonny; Pablo Hernández, Radoja, Krohn-Dehli (Santi Mina, min.82); Orellana (Augusto Fernández, min.69), Nolito y Larrivey.

 

GOLES:

 

   1-0, min 35, Cristiano Ronaldo.

   2-0, min 64, Cristiano Ronaldo.

   3-0, min 81, Cristiano Ronaldo.

  

ÁRBITRO: Undiano Mallenco (C. Navarro). Amonestó a James Rodríguez (min.38), Carvajal (min.76) y Arbeloa (min.79) por parte del Real Madrid. Y a Cabral (min.10), Nolito (min.37), Jonny (min.37) y Pablo Hernández (min.76) en el Celta de Vigo.

  

ESTADIO: Santiago Bernabéu.

  

INCIDENCIAS: El noruego Magnus Carlsen, dos veces campeón del mundo de ajedrez, realizó el saque de honor.

El Real Madrid igualó el récord de dieciocho victorias consecutivas del Barcelona de Frank Rijkaard tras vencer este sábado en el Estadio Santiago Bernabéu al Celta (3-0), en un encuentro en el que Cristiano Ronaldo alcanzó los 23 tantos esta temporada, en 14 jornadas, gracias a un triplete que tumbó a los de Vigo.

  

Ausente Isco en la medular, Ancelotti optó por alinear a Illarramendi de inicio, tomando parte por la solución más natural, y si bien el de Motriku no desentonó, el juego echó de menos la magia del andaluz, ya que el conjunto blanco contó con el dominio del juego, pero estuvo falto de clarividencia de cara al último pase.

  

De este modo se explica que las acometidas del líder de la Liga BBVA no encontrasen el gol, ya que contaron con un Cristiano Ronaldo bastante activo, un Bale que también trató de buscar protagonismo y un Benzema que estuvo muy acertado retrasando algo su posición para encontrar a los centrocampistas y asistir a sus compañeros.

  

A base de contraataques e internadas por banda que ponían a prueba a la defensa viguesa, con una espectacular chilena de Ronaldo que se desvió por poco como la mejor ocasión, los madridistas trataban de penetrar en la maraña tejida por Berizzo, ya que los gallegos, más pendientes de que Sergio Álvarez no tuviese que recoger balones de su portería, no inquietaron apenas a Casillas, ya que su mejor ocasión fue un disparo a las nubes de Krohn-Dehli.

  

Tuvo que ser Cristiano de penalti quien abriese la lata, una pena máxima muy polémica, ya que Jonny tocó con el brazo, aunque muy levemente, a un Ronaldo que se desplomó en el área viguesa y provocó que el colegiado decretase la pena máxima que el luso convirtió para sumar su séptimo tanto de penalti.

 

CRISTIANO PONE LA SENTENCIA Y COMPLETA SU 'HAT-TRICK'

  

La peor noticia para los de Ancelotti sucedió al poco de la vuelta de vestuarios, ya que James Rodríguez tuvo que abandonar el terreno de juego, y su baja, de ser prolongada, supondría un serio revés en la gestión de minutos del italiano, ya que se sumaría a Modric en la enfermería. Prueba de los pocos recursos en la medular es que fue Arbeloa quien entró en lugar del colombiano, teniendo Carvajal que adelantar su posición.

  

Sin ser el mejor día de los blancos a nivel defensivo, el Celta no acababa de aprovechar los pequeños errores de los blancos para probar a Casillas, una indecisión que provocaba unos contragolpes en los que los madridistas, faltos de puntería, causaban más peligro, dando lugar a ocasiones como la de Gareth Bale, cuyo disparo se encontró con un sólido Sergio Álvarez tras ser habilitado por un gran pase de Illarramendi.

  

Tampoco tuvo que esperar demasiado el segundo tanto, ya que poco después de nuevo Cristiano Ronaldo vio red, tras conectar un disparo casi a quemarropa tras enganchar un balón suelto tras una combinación con Kroos, con lo que el conjunto blanco afrontaba con tranquilidad el encuentro.

  

El cuadro vigués, que había tenido buenas experiencias ante los grandes tras ganar al Barcelona y empatar con el Atlético, pagó su bajo estado anímico con falta de valentía, ya que pecó de timidez en sus acercamientos al área madridista. Además a los de Berizzo se les acumulaban las malas noticias, ya que, de manera involuntaria, Ramos pisaba el tobillo de un Cabral que tuvo que abandonar el terreno de juego tras una acción con muy mala pinta para el defensa del conjunto gallego.

  

Con Ronaldo llevándose el protagonismo, Benzema, que cuajó un excelente encuentro, gozó de su primera oportunidad de marcar tras una fantástica jugada en la banda derecha que quiso picar ante el portero, aunque Sergi Gómez desvió lo justo para que Sergio Álvarez atrapase sin problemas.

  

El partido atravesó entonces una fase de 'correcalles' que terminaba en acciones broncas, con ocasiones de ambos lados con un cabezazo de Bale y una gran falta de Nolito, a lo que Cristiano puso fin con su tercer tanto de la noche, al empujar a placer un centro de Marcelo, tras lo que se marchó al banquillo con la atronadora ovación de la grada para poner la guinda a una colosal actuación.