Robinson rescata a un Avenida que sufrió hasta el final

Foto: Prensa Avenida

Tercera victoria de la Liga para el equipo charro ante un combativo Universidad de Ferrol.

FICHA DEL PARTIDO

 

66 UNIVERSITARIO FERROL (15+19+21+11): Pedrals (15), Vila (11), Sánchez (4), Peters (17) y Stallworth (13). Jugaron también: Benet (4), Méndez (2) y Llobet (0).

 

74 PERFUMERÍAS AVENIDA (15+25+18+16): Xargay (4), Ferrari (8), Murphy (14), Blé (2) y Robinson (19). Jugaron también Rezan (13), Fernández (6), Ortiz (5), Rodríguez (3), Montañana (0) y Abalde (0).

 

INCIDENCIAS: Partido disputado en Esteiro ante 500 espectadores. 

Llegó la tercera victoria, y peleada al máximo, en Ferrol ante un rival, Universitario de Ferrol, que peleó con todo hasta los instantes finales (66-74).

 

Los momentos de destello ofensivo de Avenida, apoyados por una gran pareja interior Robinson-Rezan y con instantes de inspiración de Murphy, no tuvieron toda la continuidad deseada y permitieron a las gallegas, apoyadas en las interiores, Pedrals y Vilas ponerle emoción a un partido descontrolado por momentos. 

 

El dominio en el rebote ofensivo, hasta 17 en el primer cuarto, no se tradujo en dominio en el marcador en los primeros instantes. Demasiados fallos bajo el aro, a pesar de trenzar bien las jugadas, permitían a Universitario de Ferrol tener mucha vida. Dos triples de Pedrals daban la primera renta de hasta cinco puntos para las locales, pero Avenida reaccionó con una defensa zonal, y la rapidez de Fernández y acierto de Murphy para terminar igualando tras diez minutos.

 

avenida robinson ferrol

 

El cuarto más ofensivo, más vistoso por parte de Avenida fue el segundo. Primeras combinaciones interiores para que las charras cogieran colchón de puntos. No obstante, la defensa no era lo suficientemente intensa, y Stallworth y Peters hacían daño en ataque.

 

El tercer cuarto no tuvo dueño, ya que el dominio era alterno. Eso sí, Avenida se equivocó en el final del cuarto y con tres pérdidas seguidas metieron a Uni Ferrol en el partido con tres abajo y un cuarto por jugar.

 

Se veía que iba a ser un partido decidido en los instantes finales y ahí apareció Robinson. Se echó el equipo a las espaldas ofensivamente, recibiendo faltas bajo el aro, reboteando, anotando para poner un poco de tranquilidad. La intensidad de una Xargay omnipresente hizo el resto y las ventajas superaron por primera vez los diez puntos justo cuando más se necesitaba, al final.

 

Las charras vuelven a jugar el miércoles de nuevo, esta vez en Gran Canaria.