Roban combustible, un portátil y 3.000 euros de viveros El Arca

Asprodes. Los asaltantes, que forzaron las puertas de las distintas dependencias a las que accedieron, causaron cuantiosos desperfectos. La seguridad. Desconectaron todos los sistemas de alarma
E. G.

De nuevo una empresa vuelve a ser asaltada por la noche en la capital. En esta ocasión se trata de los Viveros El Arca, donde los ladrones se llevaron diversos efectos a demás de 3.000 euros en metálico, según confirmaron desde el propio centro.

Los hechos ocurrieron entre las 19.30 horas y las 8 de la mañana, momento en que estos viveros, donde trabajan personas con discapacidad de Asprodes, permanecen cerrados al público. Al parecer y según confirmaron fuentes del vivero, los asaltantes forzaron la puerta de entrada para acceder al recinto. Una vez en el interior, se aseguraron de desconectar los sistemas de seguridad para evitar que saltara la alarma y así poder actuar con mayor tranquilidad. Precisamente, no llegaron a sonar las alarmas ni emitir ningún tipo de señal a la centralita.

Los asaltantes se dirigieron directamente a las oficinas de los viveros y accedieron a los distintos despachos forzando las cerraduras. Además, desde el centro aseguraron que los asaltantes, “que actuaron de manera profesional, sabían dónde iban”, ya que entraron en la oficina de técnicos y reventaron la caja fuerte, que contenía unos 3.000 euros en metálico. “Se llevaron los billetes y monedas. Tan sólo dejaron las monedas de uno, dos y cinco céntimos”, señalaron.

Pero, los asaltantes no se conformaron sólo con el dinero, por lo que también se apoderaron de un ordenador portátil. También pretendieron llevarse la impresora, aunque finalmente desistieron. Por último, entraron en la zona de combustible de los viveros y se apoderaron del crudo, aunque los responsables no han podido determinar la cantidad sustraída.

Además de lo sustraído, los asaltantes causaron importantes desperfectos en todas las zonas a las que fueron entrando: “todo el inmobiliario estaba tirado por el suelo y desordenado”, señalaron, además de las puertas forzadas.

Fue por la mañana, cuando los trabajadores entraron a trabajar cuando se dieron cuenta del robo, por lo que denunciaron los hechos ante la Policía , que fue al lugar a recoger pruebas. Sin embargo, ésta no es la primera vez que roban en los viveros, los cuales tienen que soportar, especialmente los fines de semana actos vandálicos aprovechando que es una zona alejada de la ciudad y poco iluminada.