Roban 98 jamones y 3.250 lomos valorados en 121.000 euros

Vitigudino. Los asaltantes entraron en una sala de secado forzando una puerta y cortando los cables de la alarma.
E. G. / M. C.

Una sala de secado de embutidos fue objetivo de los ladrones la madrugada del domingo al lunes. Se apoderaron de un suculento botín compuesto por jamones y lomos ibéricos, valorados en más de 121.000 euros. Para poder escapar con tanta mercancía, los asaltantes también sustrajeron un camión que estaba estacionado en una nave contigua, según informaron fuentes cercanas al caso.

Los hechos ocurrieron entre las 00.00 y las 05.30 horas del pasado lunes, aprovechando que la sala de secado, que pertenece a la empresa Ibéricos Dehesa Grande, se encontraba cerrada.

Todos los indicios apuntan a que los asaltantes accedieron al establecimiento entrando primero por una parcela ubicada sobre la carretera CL-517, para atravesarla. En el trayecto llegaron a tirar un trozo de pared de piedra. Posteriormente, accedieron a la parcela donde está ubicada la nave tras cortar un alambrado.

Para poder acceder a la nave, ubicada en la calle Asadura, los asaltantes forzaron una puerta ubicada en la parte posterior del edificio, condenada mediante soldadura y un candado de seguridad. Una vez en el interior, cortaron los cables de teléfono de la alarma del secadero, que estaba dotada también de una cámara de grabación de vídeo, para poder actuar con seguridad.

De la nave sustrajeron un total de 98 jamones ibéricos valorados en 9.604 euros, además de 3.250 lomos ibéricos de bellota, cuyo valor en el mercado asciende a los 112.125 euros, según consta en la denuncia presentada por el empleado de Ibéricos Dehesa Grande, J. A. S.

Para poder escapar con la mercancía, los asaltantes accedieron a una nave contigua para sustraer un camión. Fue en torno a las 5.30 horas cuando los empleados se percataron del robo, al comenzar su jornada de trabajo.

Según los responsables de la empresa Ibéricos Dehesa Grande hasta el momento no hay sospechas del autor o autores de los robos, aunque por el lugar donde se ubica la nave hace pensar que los asaltantes conocían muy bien su contenido y el lugar más apropiado para acceder.

Durante todo el día de ayer, varias patrullas de la Guardia Civil realizaron diversos controles con el fin de localizar tanto a los asaltantes como la mercancía que a buen seguro será utilizada para su venta en el mercado ilícito.