Ricky regresa rozando el doble-doble

Regresa al campo de baloncesto para una victoria ante Dallas

Ricky Rubio, ha regresado este domingo a las pistas de baloncesto, tras superar la lesión que le mantuvo apartado durante nueve meses, realizando una gran actuación en la victoria de los Timberwolves ante Dallas (114-106).

EUROPA PRESS- El base español de Minnesota Timberwolves, Ricky Rubio, ha regresado este domingo a las pistas de baloncesto, tras superar la lesión que le mantuvo apartado durante nueve meses, realizando una gran actuación en la victoria de los Timberwolves ante Dallas (114-106), mientras que los Grizzlies de Marc Gasol se impusieron a Utah (86-99).

   Ricky Rubio ha vuelto y, además, a lo grande. El español firmó unos registros de 8 puntos y 9 asistencias en los 18 minutos que estuvo en pista. El entrenador de Minnesota prefirió reservar al base y no darle demasiados minutos en su primer partido después de nueve meses, a pesar de las peticiones del público, que querían ver al español.

   El Target Center de Minneapolis vibraba con cada jugada de Ricky y lo animaban al grito de 'Rubio, Rubio'. El español se estaba gustando, disfrutaba porque las cosas le estaban saliendo bien en su debut y tenía la confianza necesaria para jugarse la última posesión del partido.

   El encuentro estaba empatado a 102 y quedaban cinco segundos para el final, cuando el '9' tiró un triple que acababa escupiendo el aro. Habría sido el final perfecto para su primer partido del año, pero el encuentro acabó condenado a la prórroga, en la que los Timberwolves se llevarían la victoria.

   El pívot español de los Memphis Grizzlies, Marc Gasol, firmó un gran registro de 16 puntos y 8 rebotes, quedándose al borde del doble-doble en la victoria de los de Tennessee ante los Utah Jazz (86-99). El español, muy acompañado por Randolph en ataque, con 25 puntos y 16 rebotes, consiguieron sumar un nuevo punto al casillero de victorias y romper la racha de varias derrotas que le hicieron colocarse cuartos de la Conferencia Oeste.

   El tercer cuarto fue vital para los Grizzlies, en el que consiguieron un parcial de 28-10 con el consiguieron remontar la mala primera mitad. Los Jazz se marchaban al descanso con una renta de diez puntos (54-44) y tenían que cambiar su actitud en la segunda parte si querían llevarse la victoria, algo que consiguieron gracias a Randolph y Gasol.