Revulsivo Torres

El Guijuelo logró ayer una victoria muy importante de cara a mantener la categoría ante el Sporting de Gijón B, uno de sus rivales directos y al que con estos tres puntos adelanta en la clasificación. No fue un partido muy brillante, las ocasiones de gol brillaron por su ausencia, pero en una acción aislada Juanma Torres hizo gala de su olfato de gol para hacer el 1-0 definitivo.
ADRIÁN A. GARCÍA

Y es que la entrada del delantero madrileño dio otro aire al equipo. El jugador procedente del Cerro Reyes disputó sólo 20 minutos, pero suficientes para dar los tres puntos a su equipo y para demostrar, una jornada más, el acierto de la directiva con su fichaje. Lo que está claro es que los delanteros valen lo que valen sus goles, y Torres está empezando a aumentar su valor personal.

El Guijuelo repitió el mismo arranque poderoso al que tiene acostumbrada a su afición en los últimos tiempos, con Chema como principal artífice. El centrocampista navarro llevó el peligro al área sportinguista en varias ocasiones, aunque la más clara tuvo lugar en el minuto 9, cuando recibió en banda, recortó hacia dentro y su disparo lo rechazó Laviana con apuros. El conjunto chacinero buscó un primer gol tempranero con velocidad en el ataque, pero con el paso de los minutos redujo una marcha.

Fue entonces cuando el Sporting B comenzó a encontrarse cómodo en el terreno de juego y estiró líneas. El partido se igualó y las ocasiones empezaron a escasear. Garban, por parte local, y Muñiz, por parte visitante, estuvieron cerca de encontrar premio a sus acciones, pero el balón se marchó rozando el larguero en ambos casos.

A partir del minuto 25 el partido se atascaba por momentos en el centro del campo y los balones en largo afloraron. El fútbol combinativo desapareció y se empezó a ver ese otro estilo de fútbol menos agraciado a la vista del espectador. El físico de ambos equipos se puso a prueba de ahí al final de la primera parte. En este sentido, el Guijuelo fue superior a su rival y el juego se desarrolló más en campo rojiblanco que verdiblanco, pero sin llegar a crear oportunidades claras de peligro.

La segunda mitad, lejos de calcar el arranque del principio del choque, copió el final, aunque con un añadido más, las imprecisiones por ambos conjuntos. Difícilmente se pudieron ver más de cuatro pases seguidos y los rebotes se hicieron habituales. De nuevo el encuentro se asemejaba a esos del principio de la temporada, en los que las ocasiones brillaban por su ausencia.

María Hernández, técnico chacinero, intentó dar otro aire al equipo con la entrada al campo de José Romero y del siempre revulsivo Juanma Torres y en esta ocasión no le pudo salir mejor la jugada. El tercer cambio, el de Mangas, fue obligado por la lesión de Jesús Alonso tras un encontronazo con Montero.

El partido parecía destinado al empate a cero, los porteros habían tenido una plácida tarde y los delanteros se mostraban rehacios a pisar zona enemiga. En esas andaba el encuentro cuando llegó el tanto de Torres que adelantaba a los chacineros y que a la postre sería el gol de la victoria.

El balón transitaba por la parcerla ancha en los pies de Gascón, que abrió a banda para Chema, libre de marca. El centrocampista navarro levantó la cabeza y se decidió a colocar un centro medido a la espalda de la defensa que Juanma Torres remató de manera impecable adelantándose a la salida de Laviana e introdujo el esférico en la red no sin suspense, ya que tocó en el larguero antes de alejarse definitivamente.

Lo que parecía imposible se produjo, y era que un gol cayera en alguna de las dos porterías. Por suerte esta vez fue el Guijuelo el que dio primero y pudo llevarse una victoria trascendental por su existencia.

En los minutos finales el Sporting B intentó llegar a la meta de Montero a base de balones frontales, pero ante eso la defensa chacinera se mostró inexpugnable. En el 85, el Guijuelo pudo haber ampliado su ventaja en el marcador gracias a un tanto de Jonathan a la salida de un córner, pero el árbitro no le dio validez por una presunta falta anterior al portero.

De esta manera, el Guijuelo logra sacar la cabeza del descenso y se sitúa en decimotercera posición con 32 puntos, aunque a sólo uno de volver a esos puestos que llevan a Tercera División.