"Reubicar las procesiones del Viernes Santo es el gran objetivo para la Semana Santa de 2017"

José Adrián Cornejo, junto a la escritora Isabel Bernardos, pregonera de la Semana Santa de Salamanca 2016 (Foto: I. C.)

José Adrián Cornejo, presidente de la Junta de Cofradías salmantinas, hace balance de la recién terminada Semana Santa en la capital.

José Adrián Cornejo, presidente de la Junta de Cofradías de la Semana Santa salmantina, vuelve a hacer un balance "muy positivo" de la Semana de Pasión que acaba de finalizar con el domingo de Resurrección: "Todas las procesiones han podido salir a la calle, aunque se hayan vivido algunos retrasos por el agua y la Hermandad del Silencio se llevara el sábado un buen susto", añade.

 

"Salir es la ilusión de todos los cofrades y es muy positivo que un año más todas las Hermandades hayan podido llevar adelante el trabajo de todo un año", asegura Cornejo. Solo los pasos del Cristo de la Vela y Nuestra Señora del Silencio se vieron amenazados por una intensa lluvia en el camino de vuelta hacia la iglesia de Jesús Obrero, pero los plásticos que los cubrían hicieron su labor a la perfección. "No ha habido que lamentar daños, según me han comentado, así que podemos estar agradecidos", reconoce Cornejo.

 

"Es el tercer año consecutivo que nadie se queda en casa. Es la ilusión que cualquier cofrade tiene y aunque parece que nos estamos malacostumbrando, estamos preparados porque en cualquier momento puede pasar lo contrario", subraya el salmantino.

 

Cornejo reconoce, además, que este año 2016 ha sido especial por los aniversarios que se han celebrado "como el homenaje que se le hizo a Nuestra Señora de las Lágrimas dejándola salir antes que el Flagelado o los actos que se llevaron a cabo con motivo del 400 aniversario del Resucitado. Ahora hay que preparar los actos del 300 aniversario de la bendición del Nazareno y los 75 de la Soledad", apunta.

 

"LA TARDE DE VIERNES SANTO ESTÁ SATURADA" 

 

En cuanto a la polémica del Viernes Santo, el presidente de la Junta de Cofradías salmantinas reconoce: "Desde hace dos años vivimos este tema con cierta polémica. Este año me reuní con ellos y los cuatro han puesto de su paarte para llegar a un acuerdo. Algo sí se ha mejorado y las esperas son menores, aunque en estas circunstancias es difícil mejorar más. Yo sigo pensando que la tarde del Viernes Santo está saturada y es necesario reubicar alguna de las procesiones por la mañana. Realmente éste sería el gran objetivo que nos marcamos para el próximo año", reconoce.

 

"Ese día hay mucha gente en la ciudad y no saben ni adonde ir, ni qué procesión seguir porque al final el de fuera se pierde con tantos pasos en la calle", añade.

 

El resto de detalles que se pueden mejorar "son eso, detalles, pequeñas cosas que vemos lo de dentro, aunque desde fuera no se den cuenta", finaliza.