Retrasos en la Aldehuela, deterioro del Multiusos, 'agujero' en las piscinas... los tropiezos de la gestión deportiva

El equipo de Gobierno tuvo dificultades para encauzar las obras de la ciudad deportiva y tiene sobre la mesa la renovación del Multiusos y el problema de los 4,5 millones que hay que reclamar por la falta de mantenimiento en las piscinas. Debate sobre la privatización y los precios.

El grupo municipal socialista ha pedido un plan urgente de gestión de las instalaciones deportivas para acabar con lo que considera un caos. Una valoración muy crítica en la que pesan los muchos tropiezos del equipo de Gobierno en materia de equipamientos deportivos. Entre ellos se pueden contar los incontables retrasos en la reforma de la ciudad deportiva de La Aldehuela, la situación de provisionalidad en la que se encuentra el Multiusos Sánchez Paraíso, el 'agujero' de al menos 4,5 millones de euros que ha dejado la anterior concesionaria de las piscinas municipales o el caso de legionella en el pabellón Würzburg. Cuestiones que, al margen de su componente deportivo, tocan también a la discutible política de contratos públicos que sigue el Ayuntamiento desde hace años.

 

En muchos de estos casos subyace el problema de la gestión privada. Ahora mismo, la Aldehuela está concedida, aunque se rige por precios públicos; y también gestiona una empresa privada las piscinas y el Multiusos. El debate es si se debe mantener ese modelo y, en menor medida, si se debe permitir que exista una opción para aumentar los precios, algo que dejó atado el equipo de Gobierno en la anterior legislatura en el caso, por ejemplo, de las piscinas.

 

El caso más repetido es el de la Ciudad Deportiva de La Aldehuela. Las obras están a punto de acabar y es posible que, antes de final de año, esté ejecutada por completo la reforma y las nuevas instalaciones como el velódromo y la pista cubierta de atletismo. Sin embargo, la instalación acumula casi cuatro años de retrasos y ha sido un ejemplo de gestión defectuosa: se concedió a una empresa, quebró, el Ayuntamiento tardó muchos meses en exigirle avances, se tardó en romper el contrato, se licitó de nuevo, la nueva concesionaria estaba en problemas y volvió a retrasar las obras... Ahora, además, surge la duda sobre si el Ayuntamiento ha sido exigente con la Junta para que haga efectiva la aportación económica que comprometió de hasta 5 millones de euros.

 

Otro caso es el del Multiusos Sánchez Paraíso. Actualmente está gestionado de manera provisional por una UTE que se hizo cargo de la instalación tras salir a la luz las malas condiciones en las que se encontraba. Sin embargo, ese contrato ya ha excedido todos sus plazos y es urgente renovarlo. Aquí entran las dudas de los grupos municipales sobre la idoneidad de repetir con la gestión privada. Dependerá del debate en la comisión de Contratación y de los pliegos.

 

También está pendiente de solución el problema de las piscinas municipales. A finales del año pasado cambiaron de manos tras quince años bajo gestión de la misma empresa, Eulen. Sin embargo, no fue hasta que se concedió el contrato a una nueva empresa que afloraron las deficiencias en el mantenimiento. La concesionaria estaba obligada a tener las instalaciones al día, pero no lo había hecho como se desveló en un informe. El coste, 6,5 millones de euros que el Ayuntamiento pretendía haber asumido. Los grupos de la oposición se han negado y ha habido que cambiar el plan. Se ha modificado el contrato para que la nueva empresa responsable asuma 2 millones de euros y los otros 4,5 millones se van a reclamar por exigencia del PSOE.