Restos de óxido obligan a cerrar durante unas horas la piscina pequeña de La Alamedilla

Momento en el que un empleado limpia el vaso pequeño de La Alamedilla (Foto: Tribuna)

Los cursos municipales para niños tuvieron que trasladarse al vaso grande.

Restos de óxido en la piscina pequeña del complejo municipal de La Alamedilla impidió en la jornada del martes 12 de abril que los cursos de natación para niños se llevaran a cabo con normalidad.

 

Tanto es así, que mientras un empleado limpiaba el óxido, los monitores llevaron a los pequeños al vaso grande para poder continuar con el curso.

 

En algún caso, sin embargo, los padres de uno de los pequeños se negaron a dejarle en el complejo debido al estado del agua y rellenaron incluso una hoja de reclamaciones.

 

El mantenimiento de las piscinas municipales está siendo objeto de crítica por parte de la oposición en el Ayuntamiento de Salamanca, que ha denunciado que la anterior concesionaria -Eulen- no cumplió con su obligación de mantener las instalaciones (las gestionó durante 15 años) y el resultado fue un deterioro valorado en 6,6 millones de euros.  "El Ayuntamiento de Salamanca no ha actuado con la diligencia debida", decía un informe de los técnicos municipales.

 

Para sufragar este enorme 'agujero', el Ayuntamiento pactó con la nueva concesionaria -una UTE entre Clequali y Enjoy Wellnessque se hiciera cargo de parte de las actuaciones, por valor de 2 millones de euros, pero el resto saldrá de las arcas municipales siempre y cuando no se logre que la anterior empresa que gestionaba las piscinas abone lo que sea de su responsabilidad.