Resignación en la plantilla que no quería que pagara los platos rotos

ESPERADO. Ante una racha de diez derrotas consecutivas, el vestuario vio lógico el cambio. DOLIDOS. Moratón fue el que se mostró más resentido por “la relación personal que el míster tenía con la plantilla”
A. A. G.

Al igual que venía ocurriendo en las últimas fechas tras las derrotas, el vestuario de la UDS quiso autoinculparse por la destitución de Óscar Cano. No obstante, después de diez derrotas consecutivas, era algo que se veía venir tal y como funciona el mundo del fútbol. Minutos después de conocerse el despido de Cano este medio daba la noticia a varios de esos futbolistas.

El más tocado por la destitución del entrenador granadino era José Moratón. El central quiso destacar la excelente relación personal que manteía Cano con los miembros de la plantilla, algo que en este deporte es algo difícil de ver. “Es un palo duro por la relación personal que mantenía con todos nosotros, porque no es algo muy normal en el fútbol. He estado toda la tarde pendiente, pero con la cantidad de años que llevo en esto me lo esperaba”. Además, el cántabro confesó que se sentía como uno de los responsables de la decisión final de la directiva. “Me siento uno de los máximos responsables porque la labor de un míster es algo más secundario, los que tenemos que sacar la situación adelante somos los jugadores”, dijo. Sobre la llegada del nuevo técnico, Moratón aseguró que “habrá un cambio, los jugadores renuevan las ganas de hacer las cosas, pero al final el cambio lo tenemos que dar nosotros”.

Ese cambio es al que apela Toti, uno de los veteranos de la plantilla unionista. “Estaremos a la espera de ver quién se pone al cargo y encontrarnos con un cambio de mentalidad”, afirmó. Sobre la parte de culpabilidad de la plantilla, aseguró que “el míster no tiene tanto la culpa, es más de los jugadores, pero siempre es el máximo responsable”.

Por su parte, Bernabé se lamentó de la dinámica que ha seguido el club a pesar del buen inicio de temporada. “Es una pena que con lo bien que empezamos estemos así, pero el equipo necesita reaccionar cuanto antes porque si no nos metemos en problemas”, indicó. No obstante, no dudó en señalar que “si los jugadores no hacemos bien nuestro trabajo, le repercute al míster”. Además, quiso apelar a la unión con la afición para lograr el cambio necesario: “En cuanto el equipo reaccione irá todo mejor y con la ayuda de la afición a ver si podemos cambiar la racha”.