Repulsa y apoyo a la concejala de Macotera Irene Hernández tras sufrir un nuevo 'ataque'

Imagen del pleno de Macotera

Las ruedas del coche de la concejala de Macotera Irene González aparecieron rajadas a la puerta de su casa cuatro meses después de que recibiera amenazas de muerte. 

El PSOE e Izquierda Unida han emitido sendas notas en las que ha querido manifestar públicamente su solidaridad con la concejala del PSOE nuevamente amenazada en Macotera. La concejala se encontró las cuatro ruedas de su coche rajadas a las puertas de su casa, justo cuatro meses después de las graves amenazas de muerte que recibió y que entonces también fueron condenadas de manera unánime y en el pleno de la localidad

 

El PSOE de Salamanca ha emitido un comunidad en el que ha explicado que, a través de su Secretario General, Fernando Pablos, se ha puesto en contacto con la concejala agredida y, además de mostrarle todo su respaldo, ha puesto a su disposición todos los servicios jurídicos de los que se dispone para que actúen en su defensa y pongan en marcha todas las medidas a su alcance que sean precisas y necesarias. Además de hacer un hacer un llamamiento a la tranquilidad y mostrar su convencimiento de que las Fuerzas de Seguridad del Estado van a poner todo su empeño y excelente proceder para que se esclarezcan los hechos y se descubra a los culpables, tanto de este acto vandálico e injustificado contra el patrimonio personal de Irene Hernández, como de la vil y cruel amenaza contra la vida de su persona y la de su hija. 

 

También solidaridad y repulsa desde Izquierda Unida: "Tristemente nuestra formación en esta provincia tiene un largo historial de actos deleznables perpetrados contra nuestros representantes, y por ello comprendemos a la perfección la tesitura y la situación que padece Irene Hernández Curto. Ante ello queremos animar a la unidad de todos los vecinos y partidos en condenar este tiempo de actos y no justificarlos, ya que justificar la violencia es el camino para enorgullecer a quienes la utilizan como herramienta de presión, una senda que no tiene cabida en democracia y que debe ser condenada sin paliativos", apunta Izquierda Unida provincial en su nota.