Reproches sobre aborto y el Consejo de la Mujer con el Día Internacional de la Mujer como trasfondo

Soledad Murillo atiende a la intervención de Klimowitz en el pleno de hoy.

PSOE y PP escenifican sus discrepancias de nuevo en torno a una moción de la oposición que genera el enfrentamiento entre Klimowitz y Murillo con la ley del aborto, el Consejo de la Mujer y el gasto en igualdad como escenarios del desacuerdo.

La celebración este sábado del Día Internacional de la Mujer ha protagonizado el pleno del Ayuntamiento de Salamanca, monográfico sobre este tema y que ha puesto de nuevo de manifiesto las sonoras discrepancias entre el equipo de Gobierno y la oposición en esta materia. Sin apenas más contenido que esta moción y dos intervenciones ciudadanas, la realidad es que, un año más, no ha sido posible un consenso en esta materia en el Ayuntamiento de Salamanca. 

 

El debate ha surgido cuando la concejala socialista Soledad Murillo ha presentado la moción del PSOE sobre el Día Internacional de la Mujer, y que concluía con la petición de que el pleno apoyara la retirada de la nueva ley del aborto, la incorporación de mujeres de los sindicatos al Consejo Municipal de la Mujer y el aumento del presupuesto en igualdad. En el argumentario, el rechazo socialista a los términos del proyecto de ley que del ministro Gallardón, el plan de igualdad de Salamanca, la representación en el Consejo de la Mujer, los actos para la celebración de este sábado o el presupuesto para igualdad, residual según el PSOE.

 

La concejala Cristina Klimowitz ha manifestado, en su turno, su total desacuerdo con la moción y ha acusado a los socialistas de haber roto todos los consensos cuando se elaboró la anterior ley del aborto, al tiempo que ha recordado que el nuevo proyecto se debatirá en Congreso y Senado para enriquecer su contenido. También ha acusado a los socialistas de estar dilatando el momento de este debate poítico en las cámaras y de usar "la táctica de la confusión".

 

En cuanto a las cuestiones locales, la concejala del PP ha criticado que su homóloga socialista no había acertado en ninguna cifra y acusó a Murillo de haber renunciado a participar en el Consejo de la Mujer dejando de asistir a las reuniones; también ha afirmado que los actos programados para este sábado "son los elegidos y consensuados por las mujeres de Salamanca" y le pidió que no se erigiera en defensora de las mujeres".

 

Fue en este punto en el que los ánimos se exaltaron un poco. Murillo ha explicado que su única ausencia al Consejo de la Mujer estaba relacionada con su trabajo, negó que este consejo represente a todas las mujeres y que el grupo socialista se negó a pactar un manifiesto"que no decía absolutamente nada de las mujeres". Y ha arreciado sus críticas con la mención a la retirada de cotizaciones a cuidadores de dependientes, la escasez de presupuesto para temas de igualdad y la falta de sensibilidad del equipo de Gobierno, que gestiona necesidades y no derechos. Además, recordó que el impulso del Consejo de la Mujer fue suyo y que felicitó al alcalde por su creación.