Representantes del PSOE en la comarca de Alba consideran que la Diputación está paralizada

Denuncian que la institución provincial es incapaz de dar respuesta a los problemas de los municipios

Alcaldes y concejales socialistas de la Comarca salmantina de Alba de Tormes han mostrado su malestar e indignación por la discriminación y el daño que supone para los pequeños municipios la escasa inversión prevista en los Planes Provinciales aprobados por la Diputación, una situación que se viene repitiendo año tras año tanto en época de crisis como de bonanza económica, según se recoge en el comunicado de prensa emitido por el partido en Salamanca.

En el encuentro mantenido en la localidad de Anaya de Alba con el Secretario General de los socialistas salmantinos, Fernando Pablos, la Procuradora del PSOE, Ana Muñoz de la Peña, y los diputados provinciales, José Lucas, Manuel Ambrosio Sánchez y Francisco Javier Rodríguez, los ediles socialistas hicieron hincapié e insistieron en la sensación de abandono y la escasez de soluciones por parte de la Diputación a los graves problemas que padecen los municipios de la provincia salmantina, asegura la nota.

Todos los presentes en la reunión coincidieron a la hora de resaltar "el fracaso del modelo de gestión implantado por el PP en la Diputación, especialmente en materia de inversiones e infraestructuras".

En este sentido, continúa el comunicado, "se recordó que no sólo se invierte poco y mal sino que además lo que se presupuesta se queda sin ejecutar año tras año en una gran proporción, algo que ha supuesto que hasta el propio Consejo Consultivo de la Junta de Castilla y León reconozca que la Diputación de Salamanca en la menos ejecutora de toda la Comunidad y la incumplidora a la hora de sacar adelante sus competencias y sus compromisos".

Los ediles socialistas acordaron exigir a la Diputación un mayor respeto por los municipios y por autonomía municipal, y que en la dualidad entre Ayuntamientos y Diputación debe haber más competencias para las entidades locales y menos para la Diputación. En este sentido criticaron la nueva ordenación del territorio que la Junta pretende implantar, que poco o en nada favorece la lucha contra la despoblación y pone en cuestión la labor y el trabajo diario de Consistorios y Mancomunidades en su tarea diaria y más cercana a los ciudadanos a la hora de resolver problemas, prestar servicios y preocuparse por su bienestar.