Registrado el segundo nacimiento en el programa de cría del quebrantahuesos

Medio Ambiente confirma el nacimiento de un pollo de Quebrantahuesos

El programa que desarrolla la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía para la cría en cautividad del quebrantahuesos ha registrado el segundo nacimiento de la temporada, en la que se ha registrado la puesta de nueve huevos.

Según los datos de la Fundación Gypaetus --que gestiona el programa-  este nuevo nacimiento se produjo a las 12,40 horas del sábado 21 de febrero, en una eclosión que fue asistida, pues el neóptilo --plumón del pollo recién nacido-- se había adherido a la membrana en algunos puntos.

Su peso al nacer fue de 138,7 gramos. La cría es hija de la pareja formada por 'Borosa' y 'Toba', ambos ejemplares de ascendencia asiática, y es hermano de 'Hortelano', 'Huéscar' y 'Marchena'.

Previamente, el centro de cría de Guadalentín, en Cazorla (Jaén), había acogido el nacimiento del primer ejemplar el pasado 16 de febrero a las 10,40 horas, con un proceso de eclosión natural. El individuo --que ha sido adoptado por la pareja 'Cabús'-'Corba'-- es el segundo descendiente de la pareja 'Lázaro'-'Nava', una de las cinco que se han formado en este centro.

Desde 2009, cuando nació el primer pollo, hasta 2014 han nacido un total de 53 pollos, de los que han sobrevivido 44, en el Centro de Cría del Quebrantahuesos de Cazorla, que se creó en diciembre de 1996 en el marco del Programa de Reintroducción del Quebrantahuesos de la Consejería.

Su objetivo principal es el de reproducir esta especie en cautividad y formar un 'stock' genético que asegurará la supervivencia de las poblaciones europeas de quebrantahuesos y el éxito del programa andaluz de reintroducción.

El centro utiliza una metodología de trabajo basada en técnicas de cría natural, es decir, en las que la fecundación es natural y la incubación y el desarrollo de los pollos corre a cargo de los padres, tratando, en todo momento, de que la intervención humana sea la mínima posible. Para ello, sus instalaciones están dotadas de un moderno sistema de videovigilancia en cada una de sus jaulas.

CIFRA BAJA EN LA TEMPORADA 13-14

El programa concluyó la temporada de reproducción 2013-2014 con un único pollo vivo, una cifra baja que se correspondía con las del Programa Europeo de Cría en Cautividad --13, cuando los años anteriores se registraron hasta 22-- y que se atribuyó a que durante la época de incubación de las puestas hubo muchas precipitaciones y las temperaturas fueron bastante suaves, cosa que no parece favorecer el desarrollo embrionario de la especie.

De hecho, el número total de huevos puestos por las cinco parejas reproductoras del centro de cría en cautividad ascendió a nueve, si bien seis se comprobó que no estaban embrionados, y de los tres restantes, eclosionaron dos y el tercer embrión murió a falta de pocos días para la eclosión.

El suceso más llamativo ocurrió con una de las crías, hija de 'Cabús' y 'Corba' --el otro era de 'Elías' y 'Viola'--, que eclosionó en febrero y evolucionó perfectamente en laboratorio hasta el día de su adopción con sus padres biológicos. Todo transcurrió con normalidad hasta el 2 de marzo, cuando una garduña (pequeño mamífero depredador y nocturno) entró por la noche a la jaula de 'Cabús' y 'Corba' y robó al ejemplar de debajo de la madre, causándole la muerte en menos de un minuto.

Este acontecimiento fue registrado por el sistema de videovigilancia. El centro de cría de Cazorla y los de todo el Programa Europeo de Cría en Cautividad tomaron nota de lo sucedido, adoptando medidas de seguridad frente a pequeños depredadores que, hasta ahora, no habían planteado problemas.