Refuerzo de celadores y los visores nocturnos para aminorar los daños del lobo

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, ha subrayado que la Junta está valorando todas las medidas para aminorar el problema del lobo en Castilla y León y alcanzar en el menor tiempo posible un equilibrio para que los daños registrados lo sean en una cuantía "razonable".

El titular de Medio Ambiente ha reconocido que siempre habrá daños por lobos, pero confía en paliarlos con las medidas implantadas últimamente, como el incremento de los equipos que buscan estos depredadores o el uso de visores nocturnos. A ello se suman las órdenes de control para conocer dónde se encuentran los ejemplares que causan los perjuicios, como las dictadas hace poco sobre dos de ellos.

 

Suárez-Quiñones, que este lunes ha participado en el Centro Nacional de Educación Ambiental (Ceneam) de Valsaín (Segovia) en la reunión del Patronato del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama, ha incidido en que se están adoptando otras medidas preventivas, como las ayudas para el cierre de determinadas zonas con el fin de proteger al ganado o la puesta a disposición de mastines para quienes lo solicitan.

 

hH recordado asimismo que prácticamente está lista para su publicación en el Boletín Oficial de las Comunidades Europeas la licitación de un sistema seguro para que la indemnización por los daños a los ganaderos no sea tan lenta y, a veces, ineficiente.

 

En este sentido, ha explicado que se tratará de que el afectado tenga en el plazo de un mes satisfecha una indemnización que comprenda tanto el daño emergente como el lucro cesante. Este sistema, con el que la Junta confía en regularizar la situación, entrará en funcionamiento en mayo o primeros de junio.