Redada en 40 peluquerías chinas de Barcelona que ofrecen el conocido como 'final feliz'

Los Mossos d'Esquadra, la Guardia Urbana de Barcelona y la Inspección de Trabajo han realizado 40 registros simultáneos en peluquerías chinas de la ciudad en los que presuntamente se ofrecen servicios sexuales.

Según han informado a Europa Press fuentes policiales, 300 personas --entre agentes, inspectores e intérpretes-- participan en este dispositivo policial desplegado a las 18 horas en nueve distritos, principalmente en el Eixample.

De hecho, una veintena de los registros se concentra en este distrito céntrico de la ciudad, han detallado las citadas fuentes.

El operativo, de tipo administrativo, se ha desplegado tras detectar un repunte de este tipo de actividad ilícita en los locales de estética y peluquerías chinas, y se centra en comprobar si tienen licencia y contratos de trabajo en regla.

En la actuación también participan profesionales de la agencia municipal Abits, destinada a atender de manera a las mujeres que ejercen la prostitución, o que son víctimas de explotación sexual.

120 LOCALES

En Barcelona, los Mossos d'Esquadra tienen localizados un total de 120 centros de estética y peluquerías chinas, en muchos de los que se propone el 'final feliz', servicios que acaban con una relación sexual.

Fuentes de la investigación aseguran que esta operación se ha organizado tras detectar un repunte de la actividad, especialmente en los 40 establecimientos ahora bajo inspección, 20 de ellos en el Eixample y el resto repartidos en el resto de distritos de Barcelona menos Ciutat Vella.

En los locales se proponen principalmente servicios de estética como depilación y tratamientos en las uñas, además de masajes orientales y tailandeses por una media de 20 euros.

La operación, que ha empezado a las 18 horas, en plena tarde y en calles con actividad comercial, ha generado el interés de los vecinos, que se han concentrado a las puertas de los locales para observar la actuación de los policías.

Dentro de los locales, la Guardia Urbana y los inspectores de trabajo han revisado la documentación de los locales para verificar que tienen la licencia en regla y que cumplen con la normativa laboral.

En principio se trata de un operativo para detectar irregularidades administrativas, pero no se descartan detenciones si descubren que en alguno de ellos hay proxenetismo, se emplea a menores o hay delitos contra el derecho de los trabajadores.

Noticias relacionadas