Recorte del 60% en los presupuestos de la Junta para Salamanca, que recibirá 52,6 millones

Las cuentas autonómicas para el próximo año ascienden a 9.720 millones, el 3,24% menos

Salamanca verá rebajado el presupuesto que destina la Junta de Castilla y León en un 60% al recibir 52,6 millones de euros por los 133,3 que recibió el pasado año.

El Proyecto de Ley de Presupuestos para 2012 fue aprobado el pasado 25 de mayo por el Consejo de Gobierno, reunido en sesión ordinaria en el Colegio de la Asunción de Valladolid. De acuerdo con su contenido, la Junta administrará 9.720.048.423 euros este año, el 3,24% menos que en 2011, lo que implica retrotraerse a niveles de 2007.

La Consejería de Sanidad, una de las áreas que menos recorte ha sufrido en las cuentas de este año, destinará 83,7 millones de euros a inversión real de los que la mayor parte de ellos, 46,05 millones irán a Atención Especializada, mientras que Atención Primaria recibirá 11,62 millones.

En el presupuesto de 2010 la Consejería de Sanidad dispuso de 207,9 millones de euros a inversión real frente a los 83,7 millones de las cuentas de este año.

Se han destinado 5 millones para el Plan Director del Clínico de Salamanca.

Por otro lado, las acciones de promoción, fomento y apoyo al patrimonio y a la acción cultural absorben más de 18 de los 23.189.616 euros de los que dispone la Consejería de Cultura a lo largo de este año para realizar inversiones reales. Se destinarán 44.500 euros para la Calzada Romana de la Plata en Salamanca.

La reforma agraria absorberá 42,67 millones de los 71,43 millones de euros con los que contará la Consejería de Agricultura y Ganadería para inversiones reales en 2012. Se han consignado 2,80 millones de euros para el plan de promoción y comercialización del sector agroalimentario de Castilla y León y 849.874 euros para el diseño del estand para la participación en ferias este mismo año, como Alimentaria, con 505.684 euros. Para inversiones destacan 2,13 millones para la puesta en riego en Arabayona (Salamanca).

Dentro de la Consejería de Fomento, la Fundación de Promoción de Viviendas, Infraestructuras y Logística (Provilsa), dependiente de la Junta de Castilla y León, gestionará a lo largo de 2012 un presupuesto total de inversiones de 239.324.074 euros, de los cuales 149,2 se destinarán a inversiones en materia de carreteras y 36,2 millones para la red Cylog de transportes, principalmente en formato de préstamos. También se prevén partidas para la promoción de viviendas (teniendo en cuenta el IVA) de un total de 4,7 para Salamanca. 

La Fundación Siglo para las Artes de Castilla y León, que absorberá la Sociedad de Promoción del Turismo de Castilla y León (Sotur), prevé invertir este año 2012 un total de 14.110.640 euros en museos y centros culturales, apoyo a la creatividad, conmemoraciones culturales y proyección exterior. Entre los objetivos para el presente año de la Fundación figuran las acciones de apoyo a la creatividad, dotadas con 1,15 millones de los que 475.000 euros irán para el Festival de las Artes que se celebra en Salamanca.

'Austeridad y contención'

En el contexto actual de restricción y duro ajuste, las cuentas para el año que viene están marcadas por la austeridad y la contención. De ahí que la prioridad absoluta sea el gasto social, o lo que es lo mismo, los servicios que constituyen la esencia de las competencias autonómicas y que son los que más afectan a los ciudadanos. Prueba de esta apuesta es que las consejerías de Sanidad, Educación y Familia e Igualdad de Oportunidades administrarán 6.196 millones, el 79% de los recursos disponibles. 

Por primera vez las cuentas autonómicas para 2012 no se han entregado al Parlamento de Castilla y León dentro del plazo establecido por el artículo 89 del Estatuto de Autonomía, que obliga a registrarlas en las Cortes antes del 15 de octubre de cada año. La Junta decidió posponerlas ante la falta de datos ciertos para su elaboración, una decisión impulsada por la prudencia que con el paso del tiempo se ha demostrado idónea, puesto que otras comunidades que sí decidieron presentar el proyecto de ley se han visto obligadas a rehacerlo.

Como recordó el pasado viernes el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, el anterior Gobierno de España cesó en sus funciones sin confeccionar los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2012, lo que impidió conocer a su debido tiempo las transferencias finalistas que debía recibir la comunidad. Además ese mismo Ejecutivo anunció que la economía del país crecería el 2,3% este año, cifra que tomó como base para el cálculo de los ingresos procedentes del modelo de financiación autonómica, lo que dio como resultado una estimación de las entregas a cuenta totalmente irreal.

Tanto es así que siete meses después de que concluyera el plazo para llevar a las Cortes el Proyecto de Presupuestos de Castilla y León la realidad es muy diferente: hay unas previsiones económicas realistas para este ejercicio, que sitúan la caída del Producto Interior Bruto en el -1,7%; ha variado la senda de consolidación fiscal, de modo que el objetivo máximo de déficit ha pasado del -1,3% al -1,5%, y el Congreso acaba de enviar al Senado los PGE, que detallan las entregas a cuenta definitivas.

El Gobierno autonómico ha empleado este tiempo en facilitar la elaboración de unas cuentas regionales fiables, coherentes y posibles mediante la aprobación de un conjunto de medidas económicas compuesto por la Ley de Medidas Tributarias, Administrativas y Financieras; el Plan de Racionalización del Gasto Corriente; el Proyecto de Ley de Estabilidad y Disciplina Presupuestaria o Ley de Techo de Gasto; el Plan de Ajuste, y el Plan Económico Financiero de Reequilibrio 2012-2014, recientemente avalado por el Consejo de Política Fiscal y Financiera.

Menos operaciones de capital

La primacía que se da a las grandes políticas sociales y servicios públicos obliga a sacrificar las operaciones de capital, es decir, las inversiones y las subvenciones. En conjunto suman 1.247,8 millones de euros, el 34,5% menos que en 2011. En estas áreas los Presupuestos para 2012 que ha elaborado la Junta se limitan a satisfacer los compromisos adquiridos el año anterior que estaban pendientes, así como a continuar las inversiones iniciadas en ejercicios pasados. Serán excepción los nuevos proyectos, salvo que vengan financiados con fondos finalistas del Estado y de la Unión Europea.