Reconstruyen el brazo de un niño que padece un tumor óseo con el hueso peroné de su pierna

El paciente ya ha sido dado de alta y está en periodo de rehabilitación de su mano y brazo, evolucionando satisfactoriamente.

Médicos del Hospital General Universitario de Alicante han reconstruido el brazo de un niño de 12 años que padece un tumor óseo con el hueso peroné de su pierna, una intervención pionera en la provincia que ha permitido al menor conservar su extremidad. El paciente ha sido dado de alta y está en periodo de rehabilitación de su mano y brazo, evolucionando satisfactoriamente.

 

Los Servicios de Cirugía Ortopédica y Traumatológica, Cirugía Plástica y Reconstructiva y Oncología Pediátrica del centro, tras un tratamiento quimioterápico específico al tipo de tumor y preparación del niño, planificaron la intervención, que fue ejecutada con técnicas de microcirugía, ha informado la Generalitat en un comunicado.

 

El peroné se trasplanta de forma vascularizada, conectando arterias y venas del hueso a los vasos del brazo, lo que permite una reconstrucción del gran defecto creado con una consolidación muy rápida y tiene la ventaja en niños de que permite el crecimiento del antebrazo al poder conservar las zonas de crecimiento óseas.

 

Se trata de una técnica especialmente compleja porque el trasplante se realiza en el mismo tiempo quirúrgico que la resección tumoral por lo que es necesario la participación de dos equipos quirúrgicos con actuación simultánea.

 

La experiencia acumulada en la utilización del trasplante de peroné para la reconstrucción de defectos óseos postraumáticos y postinfecciones en el Hospital de Alicante ha permitido ampliar las indicaciones en grandes defectos de huesos en crecimiento como sucede en los niños con tumores óseos.

 

El éxito de la intervención se debe a la colaboración de una especialidad médica como es la sección de Oncología Pediátrica, que dirige el doctor Carlos Esquembre, y dos especialidades quirúrgicas del Hospital General Universitario de Alicante que realizando intervenciones microquirúrgicas de forma habitual: Cirugía Plástica y Reconstructiva, dirigida por la doctora Lorda, y Cirugía Ortopédica y Traumatología, bajo la tutela del doctor Campos.

 

Este tipo de cirugías está permitiendo en la actualidad la reconstrucción de tumores malignos sin necesidad de recurrir a la amputación o a la utilización de megaprótesis que son de dudosa eficacia en niños.

 

La operación ha sido liderada por Antonio García López, del Servicio de Traumatología, y por Carlos Laredo Ortiz, de Cirugía Plástica. Ambos destacan que "dicha colaboración ha permitido la realización con éxito de numerosas reconstrucciones extremadamente complejas".

 

Asimismo, es destacable la implicación del Servicio de Anestesia, ya que solo un manejo correcto del paciente pediátrico con una anestesia muy prolongada y la participación de varios equipos de enfermería perfectamente entrenadas en la microcirugía permite el éxito de esta intervención.