Rechazo casi unánime de los comerciantes de Comuneros al nuevo párking

Temen que las obras en la avenida empujen al cierre a muchos negocios que económicamente no podrían aguantar la situación. Ven el paseo de la Estación y el solar de calle La Radio como las alternativas más lógicas.

UN PROTOCOLO DE INFORMACIÓN DE OBRAS

 

En febrero de 2012, el equipo de Gobierno, con el concejal de Economía, Innovación y Comercio, Enrique Sánchez-Guijo, a la cabeza presentó a varios representantes de la Asociación de Empresarios Salmantinos del Comercio (Aesco) una serie de medidas para minimizar el impacto que las obras suelen tener en los comercios. Sin embargo, y según fuentes de la patronal, poco se ha sabido de esta propuesta, que incluía incluso una web para facilitar esta información.

 

Fue el grupo socialista en el Ayuntamiento el que propuso un protocolo de medidas para evitar que la actividad comercial se viera dañada por las obras. Entre otras cosas, proponía avisar con 15 días de antelación antes de empezar, consultar a los afectados por el calendario para poner en marcha obras y hasta sancionar los retrasos en la ejecución. El grupo popular dijo entonces que estas eran propuestas de su programa electoral.

 

 

Una mayoría de los comerciantes de la avenida de Comuneros ha mostrado su rechazo al proyecto para la construcción de un parking en el subsuelo de esta arteria de la capital. Así se lo han hecho constar a TRIBUNA de Salamanca en la visita que este medio hizo en la mañana del martes para pulsar la opinión de los empresarios del comercio radicados en la avenida, que serían con los vecinos los principales afectados por las futuras obras. De la decena a los que se consultó, todos salvo uno mostraban su rechazo a la obra, y la única reserva correspondía a un comerciante que esperaba conocer mejor el proyecto para pronunciarse.

 

Entre los argumentos para el rechazo hay de todo, y no solo referente a la incomodidad que podrían suponer meses de obras. La principal preocupación es la supervivencia de los negocios, ya que hay casos en los que los propietarios se aventuran a ponosticar el cierre solo con que se inicien las obras. La perspectiva de tener la calzada levantada, las vallas, los pasos provisionales por pasarelas... que impidan el acceso de los vehículos y limiten el de los peatones es lo que más asusta a los empresarios del sector.

 

En el recuerdo de muchos ellos está el caso del parking de la avenida de Portugal, en obras casi 20 meses (se inauguró en septiembre de 2007) y al que siguió una oleada de cierres en negocios que muchos atribuyeron al hecho de que la reorganización del tráfico eliminó los aparcamientos en superficie, ahora inexistentes en todo el tramo entre Torres Villarroel salvo para carga y descarga. Las obras de peatonalización también han puesto de manifiesto en multitud de ocasiones el importante impacto que tiene en los negocios que una actuación urbana impida el acceso normal a los comercios.

 

Aparcamiento de motos y plazas en batería en la avenida.

 

En el caso de Comuneros, los comerciantes temen que la actuación podría implicar la eliminación de cerca de 60 plazas de aparcamiento de este tramo, a las que habría que sumar las cuatro para personas de movilidad reducida y dos zonas reservadas a motocicletas (unas 8 por zona). Estas plazas muchas veces se ven multiplicadas por la doble fila, habitual en la avenida, y permiten el acceso a los negocios. También hay que tener en cuenta el acceso al Centro de Salud de La Alamedilla, uno de los más populosos de la capital, que se vería afectado por las obras, tanto en el caso de los usuarios como de los vehículos de emergencias.

 

 

ALTERNATIVAS MEJORES

 

También aparecen entre los consultados los argumentos sobre la necesidad de enfocar mejor la política de movilidad y aparcamientos. Con las nuevas zonas de la ORA próximas a la avenida (hay nuevas calles de pago muy cerca), muchos ven mejores soluciones a la escasez de aparcamientos que eliminar los que hay en Comuneros. Hacer el parking en el paseo de la Estación, un vial mucho más amplio; o habilitar el solar de la calle La Radio son las más citadas.

 

Solar próximo a la calle La Radio que ya oficia de aparcamiento.

 

En este último caso, hay que tener en cuenta que es un compromiso del Ayuntamiento, que ya llevó a cabo actuaciones para habilitar otros solares en la zona del alto del Rollo y que asumió que, a medio plazo, se haría también en este punto. Este nuevo aparcamiento en superficie, que actualmente ya usan muchos conductores a diario, tendría capacidad para cerca de 200 vehículos, un número muy próximo a los 275 que se preven para el futuro parking de Comuneros, del que apenas le separan 200 metros y una rotonda. Es, además, una solución barata: acondicionar la parcela de la trasera del convento de las Bernardas, con capacidad para 380 nuevas plazas, costó 60.493 euros.

 

 

CONVOCADOS POR LA POLICÍA

 

Todas estas pegas pueden salir hoy a la luz en la reunión a la que el Ayuntamiento de Salamanca ha convocado a comerciantes y representantes de la asociación de vecinos de Comuneros y Alto del Rollo. En la mañana de ayer, agentes de la Policía Local entregaron en mano, y uno por uno, la convocatoria en los comercios de la avenida. La reunión está convocada a las 20.30 horas en las oficinas del Espacio Joven (c/ José Jáuregui, 16) y está previsto que acuda el concejal de Fomento, Carlos Manuel García Carbayo.

 

Notificación que entregaron agentes de la Policía Local a los comerciantes.

 

El proyecto de construcción de un parking en el subsuelo de la avenida de Comueros está actualmente en exposición pública. Estaba previsto en el plan de movilidad y, la semana pasada, suscitó el consenso entre los dos grandes grupos en el Ayuntamiento de Salamanca, PP y PSOE, que están de acuerdo en que se ponga en marcha el proceso para desarrollarlo. El proyecto está, no obstante, en fase de estudio y queda lejos el momento en que se saque a concurso su construcción.