Órdago de Mañueco a la oposición: "El alcalde soy yo"

Alfonso Fernández Mañueco, alcalde de Salamanca.

Fernández Mañueco se resiste a aceptar que está en minoría en el Ayuntamiento y alude a sus "otras competencias" como alcalde para criticar los acuerdos de la oposición en temas como el Hospital. Reta a Partido Socialista, Ciudadanos y Ganemos Salamanca a hacerle una moción de censura.

El alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, no puede ocultar que lleva muy mal gobernar en minoría y que sean los grupos de la oposición los que le marquen algunos temas que, por otro lado, el equipo de Gobierno es incapaz de proponer. Así lo ha puesto de manifiesto este martes al ser preguntado sobre el hecho de que PSOE, Ciudadanos y Ganemos Salamanca hayan pactado aprobar algunas cuestiones como la exigencia de una solución para el Hospital de Salamanca, en la que se ha enmendado la plana a años de complacencia por parte del Consistorio y del propio Mañueco. 

 

"A mí lo que me preocupa es que haya decisiones que se adopten que no sean, en primer lugar, beneficiosas para las personas de Salamanca. En segundo lugar, habrá que ver qué cosas se imponen porque el pleno tiene unas competencias y el alcalde tiene otras competencias. Si alguien no quiere que gobierne el PP, que lo diga claramente", ha expuesto Fernández Mañueco.

 

Para el alcalde, el hecho de que los tres grupos de la oposición hayan usado su legítima mayoría para aprobar algunas cuestiones es la prueba de una alianza de tintes electorales. Alianza por otro lado imposible, ya que Ganemos Salamanca es una agrupación de electores que no se presenta a las generales. "Lo que estoy percibiendo es un tripartito de Ciudadanos, la coalicación electoral de Podemos y PSOE pero tengo que recordar que el alcalde soy yo, el Gobierno es del PP, quien no esté de acuerdo con eso, que se pongan... que hagan una moción de censura, pero quien tiene la ocasión de gobernar en Salamacna es el PP y es lo que vamos a hacer", ha retado a los grupos de la oposición.

 

La moción de censura es, por primera vez en 20 años, factible gracias a los malos resultados cosechado por el PP de Fernández Mañueco en mayo, cuando perdió la mayoría absoluta y miles de votos. Necesitó de la abstención del grupo de Ciudadanos para repetir como alcalde y se vio obligado a firmar un documento de regeneración para conseguir su apoyo para la investidura, pero C's ha votado en su contra en varias cuestiones.