Raúl, adiós a la temporada... ¿y también al Real Madrid?

BAJA. Esguince de tobillo de grado II que le hará perderse lo que queda de temporada. CONTRATO. Tiene otro año, pero su futuro está en el aire
EFE

Raúl González, capitán del Real Madrid, se perderá lo que queda de temporada debido al esguince del tobillo derecho que sufrió el domingo en La Romareda en el partido contra el Zaragoza.

Raúl pasó ayer por el Hospital Sanitas-La Moraleja para ser examinado en profundidad. La revisión clínica y la resonancia magnética que le practicaron al madrileño confirman que sufre “un esguince grado II con afectación del ligamento tibio-peronéo antero-inferior (sindesmosis), con un tiempo aproximado de baja mínimo de cuatro semanas”, según señala el parte médico emitido por el club.

Por lo tanto, de mantenerse los plazos no podrá jugar en los cuatro partidos que le quedan al equipo que dirige el chileno Manuel Pellegrini para finalizar la Liga, en los que lucha por arrebatar el título al FC Barcelona. Raúl reemplazó a los quince minutos del partido frente al Zaragoza al holandés Rafael van der Vaart, que se tuvo que retirar al sentir un fuerte pinchazo en el muslo de la pierna izquierda. Padece una rotura en el bíceps femoral. A Van der Vaart, que también pasó revisión, se le confirmó “la rotura grado I-II del bíceps femoral izquierdo” y su periodo de baja será de tres semanas al menos.

El artillero madrileño, que debutó hace dieciséis años en Primera en el feudo zaragozano precisamente, fue uno de las claves en el triunfo del Real Madrid, al anotar el primer tanto, a pase de Cristiano Ronaldo, justo después de haber pedido el cambio. Raúl, aún cojeando, aprovechó el envío del luso para batir la meta zaragocista y justo después se tuvo que retirar y fue sustituido por el francés Benzema. El capitán madridista, al que le queda otra temporada de contrato, ha participado en treinta partidos esta temporada, en los que ha sumado 1.045 minutos y ha conseguido cinco dianas tras esta última de La Romareda. Dicho tanto le convierte en el tercer máximo goleador de la historia de la Liga con 228 tantos, al superar a otro mito del Real Madrid como Alfredo Di Stéfano. Con su futuro como jugador del Real Madrid en el aire, no se descarta que el encuentro ante el Zaragoza fuese el último como madridista.