Rato y Blesa: las tarjetas eran "una retribución", una práctica habitual y legal y las emitió Barcoj

Rodrigo Rato, a su entrada en los juzgados para declarar.

Rato y Blesa aseguran en su declaración ante el juez que las 'tarjetas B' eran "de uso personal" y eluden la responsabilidad de su emisión.

Los expresidentes de Bankia y Caja Madrid Rodrigo Rato y Miguel Blesa han declarado este jueves ante el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu que las 'tarjetas B' opacas al fisco que emplearon 86 consejeros y directivos de los dos bancos eran "de uso personal" y han eludido cualquier responsabilidad respecto a su emisión, ha confirmado fuentes presentes en la declaración.

 

Rato y Blesa han calificado las cantidades que gastaron con sus tarjetas como una "retribución" concedida por su entidad. En concreto Blesa ha precisado que se trataba de un "complemento retributivo de libre disposición" mientras que Rato ha concretado que el dinero gastado era una cantidad retributiva que debía descontarse de su salario.

 

Los dos expresidentes, que han declarado como imputados en la pieza separada en la que Andreu investiga el uso irregular de este medio de pago, han coincidido en afirmar que la práctica se encontraba institucionalizada cuando llegaron a la caja y se han desligado de cualquier responsabilidad en la emisión.

 

A este respecto Blesa ha aportado actas de la comisión de control que se remontan a mayo de 1988 y en las que se aprueba este medio de pago como una "compensación de gastos para el ejercicio del consejero". "Se trataba de una práctica institucionalizada y totalmente legal", ha dicho.

 

Rato, por su parte, ha asegurado que "conocía" la existencia de las tarjetas antes de llegar a la presidencia y ha precisado que a él le fue entregada por el exdirector general de Caja Madrid y Bankia, Ildefonso Sánchez Barcoj.