Raquel González: "Los gobiernos deberían tratar la crisis del ébola desde los países foco"

Raquel González, delegada de Médicos Sin Fronteras en Castilla y León (Foto: Sara Bayón)

Raquel González es la delegada regional de Médicos Sin Fronteras. La organización ha comenzado hoy la iniciativa Salamanca Sin Fronteras, en la que se informará y se realizarán actividades durante las próximas dos semanas en la capital.

Pregunta: Para quien no conozca la labor de la organización, ¿cuál es la función de Médicos sin Fronteras?

 

 

Raquel González: Médicos Sin Fronteras es una organización sin ánimo de lucro que da atención médica a personas en situación de vulnerabilidad. Esa vulnerabilidad puede venir debido a grandes catástrofes naturales, conflictos armados, enfermedades olvidadas que apenas son tratadas. También nos centramos en ayudar apersonas en situaciones de exclusión social, como refugiados de países en conflicto o migrantes irregulares. Siempre personas con una vulnerabilidad extrema. Eso conlleva estar ahí y hay que llegar a zonas de difícil acceso, como pueden ser lugares en guerra o devastados por una catástrofe.

 

También tratamos a personas en epidemias, como puede ser el sarampión, de lo que aun mueren personas en África, malaria, o la del ébola de los últimos meses. Asimismo, la desnutrición infantil tras la época de cosecha.

 

P: Aquí en España, ¿qué puede hacer la gente por Médicos Sin Fronteras? ¿Qué se puede ver en Salamanca Sin Fronteras?

 

R.G.: En España no tenemos proyectos de ayuda humanitaria, afortunadamente. Pero cualquiera puede colaborar con nosotros como socio. Por ello, estaremos aquí, en la Plaza de los Bandos con esta iniciativa Salamanca Sin Fronteras durante los próximos 15 días informando a todo el que quiera, realizando actividades y dando a conocer la labor humanitaria de nuestra organización, de todos los conflictos que no pueden quedar sin conocer. Todo el mundo está invitado, y puede informarse de las actividades a través de la página web www.msf.es/salamanca.

 

P: ¿Cómo valora el papel de los estados en la cooperación internacional?

 

Sobre los gobiernos puedo decir que es cierto que dejan a las crisis humanitarias muy olvidadas. En estos momentos están ocurriendo cuatro de las peores de la historia y se está haciendo muy poco. Estas son la del ébola, el conflicto sirio, el conflicto de la República Centroafricana y el de Sudán del Sur, este último con más de 800.000 personas desplazadas.

 

Sigue habiendo muchas crisis sin cubrir por los organismos oficiales; desde luego, el trabajo de las ONGs aquí sigue siendo muy necesario. Aún queda mucho por trabajar, por eso estamos aquí en Salamanca Sin Fronteras para dar a conocer y que no se olviden todos estos dramas y que nos enteremos de lo que pasa.

 

Foto: Sara Bayón

 

P.: Estos días, la gente estará muy interesada por todo lo relacionado con la crisis del ébola. ¿Cómo está trabajando en ello la organización?

 

R.G.: Nosostros ya llevamos desde marzo trabajando en Guinea, Sierra Leona y Liberia con esta crisis. Si vemos las estadísticas, nuestros centros han recibido a 4.200 pacientes, de los que 2.500 han dado positivo en el virus. De esos afectados, 900 han sobrevivido, lo cual es un promedio muy alto teniendo en cuenta el virus. En total, tenemos 6 centros, dos en cada uno de estos tres países, y un total de 550 camas.

 

P.: La gestión que el Gobierno está haciendo del ébola está siendo muy polémica. ¿Cómo se ve desde su posición, que llevan trabajando con la enfermedad desde marzo?

 

R.G.: Lo cierto es que no podemos juzgar la gestión y el tratamiento que ha hecho el Gobierno español, ya que desconocemos cuáles son los protocolos que han seguido, por tanto, no somos una fuente fiable. Sé que hay un protocolo estándar de la OMS, que es el que seguimos, pero no podemos valorar el del Gobierno porque no lo conocemos con exactitud.

 

Lo que puedo decir es que el Gobierno, los gobiernos en general, deberían apoyar y trabajar en los países foco de la infección, trabajar más en la prevención y el control de la enfermedad, y no cuando ya ha llegado aquí.

 

P.: En cierto modo, en España ha cundido el pánico al virus. ¿Es para tanto?

 

R.G.: El miedo es normal, también se ve en la gente cuando trabajas en terreno en aquellos países. La enfermedad es contagiosa a través de fluidos, entonces nosotros trabajamos mucho en la sensibilización, prevención, informar sobre la higiene, explicar… Siempre intentamos que al más mínimo síntoma se debe acudir al Centro de salud, porque si no se trata, los índices de supervivencia son muy muy bajos.

 

Desde luego, lo que hay que hacer es trabajar, trabajar en los países focos para remediarlo y para evitar que se extienda.

Noticias relacionadas