Rajoy no se plantea pedir ayuda para aliviar la presión sobre la deuda

Asegura que no habrá condicionalidad macroeconómica
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha asegurado que no se está planteando la posibilidad de solicitar ayuda para que Europa alivie la presión sobre la deuda española, a pesar de que ayer los líderes europeos acordaron en el Consejo Europeo la posibilidad de que el Fondo de Rescate compre deuda en los mercados.

"No nos planteamos nada en ese sentido", ha dicho Rajoy en una rueda de prensa tras participar en el Consejo, donde ha dicho que sale "satisfecho" de la reunión porque ha marcado "el camino correcto" para hacer frente a la crisis. "Todos estamos de acuerdo en defender el euro", ha dicho, tras asegurar que el proyecto europeo es "más fuerte y creíble" que ayer.

"No ha habido ninguna presión de nada. Todo el mundo está de acuerdo, sobre todo en defender el euro", ha insistido Rajoy, que ha admitido, sin embargo, que cerrar el acuerdo sobre las medidas para estabilizar a corto plazo la prima de riesgo no ha sido "fácil" teniendo en cuenta la "opiniones distintas" entre los socios.

"El euro es el gran triunfador de este Consejo Europeo", ha asegurado el jefe del Ejecutivo español tras argumentar que los líderes han dejado claro su "compromiso rotundo" con la "irreversibilidad" de la moneda única. "El proyecto europeo es hoy más fuerte y más creíble que ayer", ha insistido.

En la rueda de prensa, Rajoy ha considerado "importante" que la eurozona no tenga estatus de acreedor preferente en el fondo de rescate permanente (MEDE) por las ayudas a la banca española en caso de reestructuración.

Al mismo tiempo, también ha calificado de "avance muy importante" el acuerdo para la recapitalización directa de los bancos y la posibilidad de recurrir al fondo de rescate para comprar bonos de deuda, una opción que ha descartado para España, pero que ha calificado como "un mensaje muy claro" para actuar "en los mercados secundarios" y ha confiado en que los acuerdos se concreten en el Eurogupo del próximo 9 de julio. "Yo estoy satisfecho, sobre todo porque sale un mensaje claro en defensa del euro", ha asegurado.

En cuanto a la forma en la que la banca española recibirá las ayudas tras los acuerdos de la Cumbre, Rajoy ha recordado que aún siguen negociando el memorando con la UE y que en un primer momento se recurrirá al Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF), sin ninguna condicionalidad macroeconómica.

CONDICIONES, PARA LA BANCA
Una vez que se constituya el fondo permanente, se pasará a ese mecanismo y cuando se cree el supervisor bancario europeo, previsto para finales de año, la recapitalización se hará directamente al sistema bancario, por lo que, según dijo, en ningún caso habrá condicionalidad macroeconómica.

Aunque el presidente Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, ha defendido establecer "condiciones estrictas" para poder recapitalizar directamente a la banca a través del fondo de rescate, Rajoy ha evitado pronunciarse alegando que el BCE es una institución "independiente". "No tengo nada que comentar sobre este asunto", ha zanjado.

Rajoy ha rechazado entrar en detalles sobre condiciones al sector que se exigirá a España a cambio de las ayudas a la banca, porque el Gobierno está "negociando" todavía el Memorando de Entendimiento con el Ejecutivo comunitario al respecto, pero ha insistido en que "no habrá condicionalidad macroeconómica".

Fuentes del Gobierno han confirmado a Europa Press que "el préstamo a la banca (de hasta 100.000 millones de euros que pondrá a disposición el Eurogrupo) tiene ya estrictas condiciones, que se limitan al sector bancario y se están negociando en el memorando". "No son macroeconómicas", recalcan.

El jefe del Ejecutivo español ha rechazado aventurar qué hubiera pasado si los líderes no hubieran aceptado las exigencias de España e Italia para promover a corto plazo medidas para ayudar a estabilizar la deuda y tampoco ha querido confirmar si había pactado de antemano con el primer ministro italiano, Mario Monti, el frente común a favor de estas medidas. "El mensaje más importante de esta cumbre es la reafirmación de ese gran proyecto político que es el euro", ha insistido. "Lo demás son asuntos menores", ha zanjado.

Tras estos acuerdos, Rajoy ha dejado claro que lo que le preocupa es "intentar hacer las cosas bien" y promover "reformas estructurales" con el objetivo de "que le vayan mejor las cosas a los españoles" y ha querido infundir un mensaje de tranquilidad insistiendo en que saben lo que tienen que hacer. "La tranquilidad que tengo es que sé lo que tenemos que hacer", ha subrayado, aunque ha admitido que "afrontar esta situación" a su juicio "no es fácil".

LA PRIMA DE RIESGO
Preguntado si cree que la presión sobre la deuda española y la subida de la prima de riesgo ha tocado techo, Rajoy ha reconocido que "en ocasiones" la situación podrá ir "mejor" o "peor", pero ha insistido en que lo importante es "marcarse una línea" de lo que hay que hacer.

El presidente del Gobierno ha agradecido la "altura de miras" de los socios porque con sus acuerdos han enviado "mensajes muy claros" a favor del crecimiento, la sostenibilidad de la deuda y una mayor integración europea, fiscal y financiera.

Rajoy ha insistido en que los líderes han avanzado en asuntos de "interés para todos" para dar una respuesta a la necesidad de promover el crecimiento y el empleo, la estabilidad de los mercados financieros y poner en marcha un proyecto a medio plazo de mayor integración y ha saludado "la respuesta clara y rotunda" de los líderes para preservar el euro. "Se esperaba de nosotros una respuesta a (estos) tres retos", ha recalcado.

El jefe del Ejecutivo ha reiterado que en su opinión no se podrá "hacer frente a la crisis económica" si no se avanza en la consolidación fiscal, en las reformas económicas nacionales y en Europa, para garantizar la sostenibilidad de la deuda y una mayor integración fiscal y financiera en Europa.

MONTI TAMPOCO PEDIRÁ AYUDA DEL FONDO
Por su parte, el primer ministro italiano, Mario Monti, ha dicho que Italia no tiene previsto pedir en estos momentos que el fondo de rescate de la UE compre su deuda con el fin de estabilizar el mercado y reducir sus costes de financiación, pero no ha descartado que esta actuación sea necesaria en el futuro.

"En este momento, Italia no piensa activar este mecanismo, pero no excluyo nada en el futuro", ha dicho Monti en rueda de prensa tras finalizar el Consejo Europeo.

El primer ministro italiano ha admitido que no está seguro de si las medidas acordadas por el Eurogrupo serán suficientes para estabilizar el mercado, pero ha destacado la buena reacción que han recibido este viernes.

"Hay una historia de muchas decisiones europeas que pensábamos que bastarían pero no ocurrió, y puede que ocurra la misma cosa esta vez, pero viendo todo el paquete me parece que hay más sustancia que en otras ocasiones", ha resaltado Monti.

A propuesta Italia, los líderes del Eurogrupo han aprobado flexibilizar las reglas para que, en el caso de los países que están realizando ajustes y reformas, el fondo de rescate pueda intervenir en el mercado de deuda sin condiciones adicionales y sin la intervención de la troika y la "pérdida de soberanía" que ello conlleva.

Monti ha asegurado que el acuerdo satisface a Italia y ha negado que hubiera defendido una intervención automática o semiautomática del fondo. A su juicio, el nuevo mecanismo supone un "incentivo a la virtud" y permite a los países sujetos a la presión de los mercados seguir con las reformas.

El primer ministro italiano ha quitado hierro al enfrentamiento mantenido con la canciller alemana, Angela Merkel, y ha asegurado que ésta participó en las discusiones "con espíritu constructivo y deportivo".