Rajoy no cambiará su política para un pacto de Estado por el empleo

"Hay que fijarse objetivos realistas", ha señalado Rajoy tras su reunión con los agentes sociales. Ve factible la posibilidad de alcanzar acuerdos puntuales y señala que aunque hay asuntos en los que no están de acuerdo "no pasa nada porque el Gobierno tiene que asumir responsabilidades". 

El jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, ha rechazado este jueves el pacto por el empleo que reclaman sindicatos y oposición alegando que el Gobierno "tiene un rumbo fijado" y "sabe lo que hay que hacer", aunque "eso le suponga sufrir un desgaste". Sin embargo, ha puesto en valor que que haya acuerdo con los agentes sociales en aspectos relacionados con Europa o moderación salarial y de beneficios empresariales, así como que vayan a dialogar sobre pensiones o medidas de protección social para los más desfavorecidos.

 

Así lo ha asegurado en una rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa tras la entrevista de tres horas que ha mantenido con los líderes sindicales, Ignacio Fernández Toxo (CCOO) y Cándido Méndez (UGT); el presidente de la CEOE, Juan Rosell; el presidente de la Cepyme, Jesús Terciado; y la ministra de Empleo, Fátima Báñez.

 

Previamente, en otra comparecencia ante los medios, Méndez y Toxo han lamentado que el jefe del Ejecutivo no quiera "adentrarse" en este momento en el camino del pacto nacional cuando, según el secretario general de UGT, "la crisis de empleo y la temperatura social" en España piden "a gritos" un consenso en el ámbito social, parlamentario e institucional. Por su parte, Toxo ha pedido ha pedido al presidente "altura de miras y liderazgo", ya que, según ha insistido, España necesita ese gran consenso.

 

INFORME DE EVALUACIÓN DE LA REFORMA LABORAL

 

En su comparecencia pública ante los medios, Rajoy ha enumerado los aspectos en los que hay coincidencia con los agentes sociales, como el esfuerzo de limitación de salarios y beneficios empresariales o la apertura de un "espacio de diálogo" para estudiar medidas de protección social para los sectores más desfavorecidos.

 

Rajoy avanzado que se ha acordado constituir un grupo de trabajo sobre la estrategia de emprendimiento y empleo joven, y ha puesto en valor que se apueste "por la flexibilidad interna" en la negociación colectiva. Además, ha añadido que el Gobierno se ha comprometido a analizar el informe de evaluación de la reforma laboral.

 

En cuanto a las pensiones, el jefe del Ejecutivo ha recordado que el informe del comité de expertos se enviará en breve a la Comisión del Pacto de Toledo y ha pedido a los agentes sociales "su máxima colaboración" en un tema "tan sensible" para la sociedad española.

 

"NO DAR TANTA IMPORTANCIA A LAS PALABRAS"

 

Al ser preguntado por qué no ve posible ese gran pacto de Estado que reclaman sindicatos y oposición, el jefe del Ejecutivo ha pedido no dar "tanta importancia a las palabras" y ha dicho que hay que fijarse "objetivos realistas".

 

En este punto, ha puesto el acento en el hecho de que ahora sean capaces de llegar a "entendimientos" en aspectos concretos relacionados con la UE, el "compromiso" de moderación salarial, el control de precios o la mejora de la liquidez para pymes y familias. "Desde ese punto de vista yo estoy contento", ha enfatizado.

 

Rajoy ha explicado que en la reunión, que ha calificado de "positiva", han hablado de las grandes reformas que tiene pendientes la sociedad española y ha insistido en que si avanzan en algunos temas, se dará "por satisfecho". "Hay entendimiento en tema europeo, precios públicos y moderación de salarios y beneficios --ha proseguido--. Que avancemos en todo lo demás, me parece que es fijarse objetivos realistas y de una enorme trascendencia".

 

A renglón seguido, ha reconocido que hay asuntos en los que no están de acuerdo. "No pasa nada, el Gobierno tiene que asumir sus responsabilidades", ha subrayado, para poner como ejemplo la reducción de déficit público de 20.000 millones que llevó a cabo el Gobierno el año pasado. Según ha recalcado, es "lógico" que no se apoyen ese tipo de medidas, que suponen un "desgaste".

 

Ante la insistencia de los periodistas de por qué se opone a ese gran pacto de Estado, el jefe del Ejecutivo ha defendido su política actual, que incluye la reducción del déficit público. "El Gobierno tiene un rumbo fijado, sabe lo que hay que hacer", ha proclamado.

 

DESCALIFICA EL PLAN DE RUBALCABA

 

A preguntas de los periodistas, el presidente del Gobierno ha criticado el plan económico que le ha enviado el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, un documento que, según ha dicho, implica subir el gasto en todas las partidas. "Es imposible, eso a lo mejor se puede plantear desde la oposición", ha subrayado, para añadir que "no hay dinero" y él debe hacer "políticas realistas y equilibradas".

 

Una vez más, el presidente del Gobierno ha recriminado a Rubalcaba que no apoyase en el Parlamento la Ley de Estabilidad Presupuestaria, la reforma del sistema financiero, la reforma laboral o las medidas relativas a desahucios o preferentes. "Es que no hemos encontrado el apoyo en nada", se ha quejado.

 

Rajoy, que ha confesado públicamente que ha hablado "en muchas ocasiones" con el líder del PSOE, conversaciones que "no han sido malas" pero no han terminado en acuerdo, ha dicho que hay "un rumbo marcado" y ha vuelto a ofrecer al PSOE acuerdos en reformas concretas. En su opinión, la política económica que se está haciendo "es la importante".

 

"No voy a negarle a nadie la posibilidad de llegar a un entendimiento pero lo que no debo hacer es no tomar aquellas decisiones que son las que necesite la economía española", ha resaltado, para añadir que él está dispuesto a "asumir el coste y el desgaste" aunque a "otros" les resulte "probablemente más incómodo".

 

 

Mariano Rajoy, Ignacio Fernández Toxo, Cándido Méndez, Juan Rosell y Báñez