Rajoy lo deja claro: "2013 va a ser un año muy duro"

El presidente del Gobierno insiste en que "a día de hoy no se han planteado pedir un rescate".

EUROPA PRESS

 

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha afirmado que 2013 será un año "muy duro", pero confió en que la economía española pueda mejorar a partir del segundo semestre, gracias a la "corrección del rumbo" y a los "sacrificios" que están asumiendo los españoles.

 

   Durante el balance de su primer año de Gobierno en el Palacio de la Moncloa, Rajoy afirmó que es preciso "no engañarse ni engañar" a los españoles, por lo que aseguró que la economía española seguirá en "recesión" durante "algún tiempo", aunque se mostró confiado en que comenzará a mejorar a partir de la segunda mitad.

 

   Según Rajoy, las reformas que ha puesto en marcha el Gobierno están empezando a dar "algunos frutos", como lo pone de manifiesto la corrección del déficit público, la mejora de la balanza por cuenta corriente o la menor destrucción del empleo privado, así como el reconocimiento por parte de los socios europeos y de los mercados internacionales del esfuerzo que está haciendo España.

 

   "Austeridad y reformas son los dos ingredientes de una política cuyo único objetivo es que se puede crecer para crear empleo cuanto antes, sabemos que no se producen efectos instantáneos, sabemos que mucha gente está impaciente, son ya cinco años de crisis, mucha gente se está dejando llevar por el escepticismo cuando no por la desesperanza y mucha gente se siente decepcionada por la falta de resultados", reiteró.

 

INSISTE EN QUE A DÍA DE HOY "NO SE HA PLANTEADO EL RESCATE"

 

Además, Mariano Rajoy, ha insistido en la idea de que el Ejecutivo no tiene previsto "a día de hoy" pedir el rescate, si bien no descarta hacerlo en el futuro si fuera necesario.

 

   Rajoy, quien compareció en rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, recordó que el Gobierno español "hasta el presente momento", no ha creído conveniente hacer esa petición. "Por eso no la hemos hecho, si hubiéramos pensado de otra manera nos habríamos dirigidos al BCE", añadió.

 

   "Hoy no tenemos pensado pedir al BCE que intervenga comprando bonos en el mercado secundario, pero es un instrumento muy útil, y si el Gobierno cree que es necesario utilizarlo, no le quepa duda de que lo haremos", prosiguió Rajoy, en respuesta a una pregunta de los periodistas.

 

   El jefe del Ejecutivo valoró nuevamente la importancia de la decisión del BCE de habilitar un mecanismo para intervenir en el mercado secundario cuando un país lo solicite y el resto de los socios de la UE lo apoyen.

 

   "La decisión ha sido muy importante porque revela la voluntad del BCE de apoyar al euro y su irreversibilidad, y ha tenido un efecto tranquilizador en los mercados", subrayó Rajoy.

Noticias relacionadas