Rajoy jura en Zarzuela como presidente del Gobierno

Ha jurado "mantener el secreto de las deliberaciones del Consejo de Ministros" ante la atenta mirada de los asistentes al acto

Mariano Rajoy ha jurado este miĂŠrcoles el cargo de presidente del Gobierno ante los Reyes y los mĂĄximos representantes de los tres poderes del Estado, congregados en el Palacio de la Zarzuela.

Con la mano izquierda apoyada sobre una Biblia y luego la derecha sobre un ejemplar de la ConstituciĂłn abierto por el artĂ­culo 99 relativo al nombramiento del presidente del Gobierno, Rajoy ha jurado "cumplir fielmente las obligaciones" de su cargo "con lealtad al Rey" y "guardar y hacer guardar la ConstituciĂłn como norma fundamental del Estado".

TambiĂŠn ha jurado "mantener el secreto de las deliberaciones del Consejo de Ministros" ante la atenta mirada de los asistentes al acto.

AdemĂĄs de los Reyes, en el SalĂłn de Audiencias de Zarzuela han sido testigos de la jura de Rajoy su antecesor en el cargo, JosĂŠ Luis RodrĂ­guez Zapatero; los presidentes del Congreso y el Senado, JesĂşs Posada y PĂ­o GarcĂ­a Escudero; el presidente del Tribunal Constitucional, Pascual Sala, y el del Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Carlos DĂ­var.

El ministro de Justicia en funciones, Francisco CaamaĂąo, tambiĂŠn ha estado presente en calidad de notario mayor del Reino, asĂ­ como la directora general de Registros y Notariado, Maria Angeles AlcalĂĄ.

En el SalĂłn de Audiencias tambiĂŠn han presenciado la jura el coordinador de Presidencia y Relaciones Internacionales del PP, Jorge Moragas, quien ha acompaĂąado a Rajoy a Zarzuela, asĂ­ como altos cargos de la Casa de Su Majestad.

Los primeros en entrar al SalĂłn de Audiencias han sido los Reyes, mientras que segundos despuĂŠs lo hacĂ­an los representantes de los poderes del Estado y por Ăşltimo Rajoy.

El acto ha arrancado con la lectura del texto del real decreto por el que se nombra a Rajoy presidente del Gobierno, publicado hoy en el BoletĂ­n Oficial del Estado (BOE) y que firmaron ayer el Rey y Posada una vez que el candidato obtuvo la confianza del Congreso por mayorĂ­a absoluta en primera votaciĂłn.

Los sĂ­mbolos de la jura
Finalizada la lectura del real decreto por parte del jefe de Protocolo de la Casa del Rey, CĂĄndido Creis, Rajoy se ha acercado a la mesa colocada para la ocasiĂłn en el SalĂłn de Audiencias, sobre la que reposaban, como manda el protocolo, un crucifijo, un ejemplar facsĂ­mil de la ConstituciĂłn (editado por las Cortes en 1980) y una Biblia de 1791 dedicada a Carlos IV, abierta por el capĂ­tulo XXX sobre el voto y juramento del Libro de los NĂşmeros.

Rajoy ha elegido la fĂłrmula de la jura en lugar de la promesa que preferĂ­a Zapatero y la mayorĂ­a de sus ministros.

Con la mano izquierda sobre la Biblia Rajoy ha comenzado la jura, que finalizĂł retirando esa mano y colocando la derecha sobre la ConstituciĂłn. Terminada la jura, Rajoy y Zapatero, a quien se veĂ­a de buen humor y relajado, han posado primero junto a los Reyes y despuĂŠs con los representantes de los poderes del Estado asistentes al acto.

Zapatero ha comentado mientras posaba con los Reyes y Rajoy que se trataba de una imagen "para la Historia". Finalmente, el Rey, Zapatero y Rajoy han posado durante unos segundos ante los fotĂłgrafos para una Ăşltima instantĂĄnea.

ConversaciĂłn con el Rey
El lĂ­der socialista, que comentĂł con una sonrisa que los tres tenĂ­an mĂĄs o menos la misma altura, se despidiĂł rĂĄpidamente de los dos para permitirles que se quedaran hablando a solas y se uniĂł a un corrillo que a unos metros de allĂ­ formaban la Reina, Posada, GarcĂ­a Escudero, CaamaĂąo y Sala.

Desde Zarzuela, Rajoy se desplazarĂĄ al Palacio de la Moncloa, donde a las 11.45 horas le recibirĂĄ el que ha sido jefe de gabinete de Zapatero en estos aĂąos, JosĂŠ Enrique Serrano, quien le enseĂąarĂĄ las dependencias del complejo que serĂĄ el despacho y hogar al mismo tiempo de Rajoy.

El nuevo presidente del Gobierno regresarĂĄ esta tarde a Zarzuela para comunicar a Su Majestad la composiciĂłn de su Ejecutivo, que solo despuĂŠs harĂĄ pĂşblico.