Rajoy iniciará conversaciones "con generosidad" para buscar un gobierno estable y dar "certidumbres"

Rajoy y Cospedal en el Comité Ejecutivo del PP

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha anunciado que iniciará conversaciones para intentar formar un ejecutivo estable como partido más votado y ha asegurado que afronta este proceso "con generosidad" porque quiere dar "certidumbres" a los españoles.

En rueda de prensa tras el Comité ejecutivo nacional del PP, ha asegurado que es necesario un gobierno estable que dé seguridad en tres aspectos: la unidad de España, la soberanía nacional y la igualdad de españoles, la consolidación del crecimiento económico y el cumplimiento de los compromisos con la Unió Europea.

 

El presidente ha asegurado que va a poner todo su empeño en que ese proceso de conversaciones, que no ha comenzado, termine bien y que confía en que "todos" los partidos políticos implicados sean "capaces de estar a la altura de lo que la Nación necesita". Rajoy no ha mencionado a ninguno, y ha dejado claro a los periodistas que no daba nombres porque de entrada no se pone líneas rojas para conversar con otros, salvo las ya conocidas, empezando por la unidad nacional.

 

"Hay una serie de asuntos en los que está de acuerdo la gran mayoría de los españoles y son temas capitales: la unidad de España, la soberanía nacional, la igualdad, el cumplimiento de la ley, la posición de España en Europa y en el mundo, los objetivos del crecimiento económico, los derechos de los españoles", ha recitado. "Hablaré con quien esté en esas posiciones y con cualquiera que quiera hablar conmigo", ha agregado.

 

De hecho, el presidente ha querido destacar una de las conclusiones a su juicio importantes del resultado electoral. Pese a la fragmentación del voto, ha dicho, "la mayoría de los votantes" ha elegido opciones políticas que defienden "el orden constitucional", la unidad y la soberanía nacional, el papel del país en la UE y en el orden internacional y la lucha contra el terrorismo y la violencia.

 

"Esto es muy importante", ha subrayado. "Una mayoría de españoles han votado a fuerzas distintas con opiniones diversas en muchos asuntos, pero a las que nos unen estos, que son la base de nuestra convivencia", ha insistido. "Los españoles se han expresado. Ahora nos toca a los políticos gestionar con responsabilidad y sentido de Estado", ha sentenciado.

 

SIN PENSAR EN OTRAS ELECCIONES

 

Rajoy ha asegurado que ese será su punto de partida para iniciar conversaciones e intentar formar un Gobierno estable. La fragmentación del Parlamento "no puede ser un elemento de parálisis, de bloqueo o inacción" y es necesario lograr un Ejecutivo que pueda tomar posesión, pero también después aprobar leyes, ha subrayado. La más importante, los Presupuestos Generales del Estado de 2017, ya que los de 2016 están ya aprobados y entrarán en vigor el 1 de enero.

 

Visto este planteamiento, al presidente se le ha preguntado si descarta la repetición de las elecciones dentro de unos meses, porque nadie consiga sumar una mayoría para ser investido presidente. "Adelantar acontecimientos tiene bastante poco sentido y permítanme que yo no lo haga", ha sido su única respuesta al respecto. Tampoco se plantea un Gobierno del PP sin él a la cabeza: "Eso no lo ha planteado nadie. Entrar en una cosa que no se produce ni se va a producir no tiene sentido".

 

El presidente ha insistido una y otra vez en que lo necesario para el país es que el nuevo Gobierno sea estable. No ha negado que para eso sea necesaria una coalición de partidos, aunque tampoco se ha mostrado partidario. "Una coalición... Lo que busco es estabilidad, es muy importante", ha sido su respuesta. En primer lugar, por la tranquilidad de los españoles, pero también por la de los mercados y "agentes económicos" que tienen que tomar decisiones y por la Unión Europea. "Lo importante es cumplir los compromisos que tenemos", ha apuntado.

 

PRIMERA NEGOCIACION, ANTES DEL 13 DE ENERO

 

Por el momento, el presidente no ha comenzado esas conversaciones ni se ha puesto fechas, aunque ha admitido que la constitución de las Cortes el 13 de enero señala en el calendario el primer círculo rojo.

 

Ese día, el Congreso tiene que elegir a su Mesa, el órgano que dirige la vida parlamentaria, y ningún partido cuenta con mayoría para elegir al presidente y al resto de cargos. Deberán pactar. "Antes del día 13 habré intentado hablar con el mayor número de gente posible", ha asegurado, para advertir que esos contactos tendrán que ser discretos y prudentes. "Hay que andar con cuidado de lo que se afirma para no arrepentirse a continuación", ha dicho a modo de advertencia general.

 

PABLO... PEDRO SÁNCHEZ

 

Las únicas conversaciones que Rajoy ha mantenido han sido escuetas y ceñidas a los resultados de las elecciones, según él mismo ha contado. Habló por teléfono con el líder del PSOE, a quien por equivocación ha empezado llamándole Pablo. Tras un instante de titubeo, arrastrando la letra o, ha acertado a decir Pedro Sánchez.

 

Con el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha intercambiado mensajes de texto de teléfono --"me he mensajeado"--, mientras que "el señor Iglesias" le hizo una pregunta también por SMS. No ha desvelado el asunto, aunque ha dejado claro que nada "muy importante" y que a los periodistas les pudiera interesar.

Noticias relacionadas