Rajoy escenifica su apoyo a Monago, alaba su proyecto en Extremadura y evita valorar la polémica de sus viajes

Los barones populares, con Monago junto a Rajoy, durante las jornadas que celebran en Extremadura.

El presidente del Gobierno ha asegurado que el presidente de Extremadura, José Antonio Monago, cuenta con el apoyo de "todos" porque el Gobierno "está en plena sintonía" con el proyecto que el extremeño está desarrollando en la región "y el partido también", ha dicho.

Para dejar constancia, los barones y máximos dirigentes del PP que participan en la convención nacional del partido sobre buenas prácticas que se celebra en Cáceres, han posado para dejar constancia con una foto de familia en la que el presidente estaba flanqueado por su número dos en el partido, María Dolores de Cospedal y el propio Monago. Rajoy, en su discurso de clausura de esta convención sobre estabilidad y buen gobierno, no ha se ha referido en su discurso a la polémica generada estos días por los viajes de Monago a Canarias en su época de senador, pero ha dado las "gracias" al presidente extremeño por las políticas que está llevando a cabo en la región.

 

"Extremadura ha dado la vuelta a una de las peores herencias que se recuerdan", ha dicho el jefe del Ejecutivo en alusión a los anteriores gobiernos socialistas extremeños. "Lo que iba mal ahora va bien y lo que iba bien ahora va infinitamente mejor", ha subrayado. Mariano Rajoy ha comenzado su discurso agradeciendo a todos los 'barones' su labor y acto seguido ha puesto a Extremadura como ejemplo de "saber ganar la batalla hasta ganar" ya que el PP gobierna por primera vez en la comunidad autónoma.

 

"Muchos pensaban que era imposible que el PP pudiera ganar las elecciones en Extremadura y tardamos muchos tiempo en gobernar pero los extremeños van a pedir que nos quedemos y nosotros nos vamos a quedar", ha asegurado el presidente que ha hecho alusión a que Extremadura está "conquistando" el crecimiento económico, el empleo y la salida de la crisis, haciendo gala de ser una "tierra de conquistadores". 

 

Al principio de su intervención también ha alabado el modelo de desarrollo que se está llevando a cabo con el Gobierno de Monago que aboga por una nueva industrialización y apoyo a políticas culturales y sociales.