Rajoy confirma que habrá "recortes" en julio y pide a la UE "cumplir" los acuerdos

Exige a las comunidades que hagan un "mayor esfuerzo" para reducir su gasto
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha exigido este sábado a las comunidades autónomas que hagan un "mayor esfuerzo" para reducir su gasto público y ha confirmado que su Ejecutivo hará más "recortes" este mismo mes de julio. Eso sí, al mismo tiempo ha urgido a la Unión Europea a "cumplir" los acuerdos que se alcanzaron hace una semana en la cumbre de Bruselas, que incluyen la recapitalización directa a la banca española.

Durante la clausura del Campus FAES, junto al exjefe del Ejecutivo José María Aznar, Rajoy ha recordado que en el Consejo Europeo "se ha hablado de unión bancaria y fiscal" y ha instado a Bruselas a "estar a la altura de las circunstancias" y a ponerse en marcha "sin vacilar". "Ahora toca pasar de las palabras a los hechos", ha proclamado.

El jefe del Ejecutivo ha recordado que el denominador común de los acuerdos sellados en Bruselas es "la búsqueda de una integración más estrecha en todos los órdenes de la convivencia política, económica y social". Pero para que eso no se quede en una declaración, ha proseguido, esos acuerdos se deben plasmar "con tiempos y con plazos" en la creación de "una verdadera unión bancaria", en "una integración fiscal" y en "una arquitectura institucional" al servicio de los europeos.

"Hemos alcanzando acuerdos importantes, pero lo que determinará el verdadero éxito de ese Consejo Europeo es que esas decisiones cuajen en realidades concretas y palpables y lo hagan de forma rápida, ágil y efectiva a los ojos de todo el mundo. En ese terreno es donde se juega la credibilidad del proyecto europeo. Europa debe cumplir y debe hacerlo a la mayor celeridad posible con los acuerdos a los que han llegado sus jefes de Estado y de gobierno en la reunión de Bruselas", ha enfatizado.

Después de las reticencias expresadas estos últimos días por Finlandia y Holanda, Rajoy ha advertido que Europa ha hecho sus mayores progresos cuando sus "consensos no se han cuestionado sino que se han concretado rápidamente en avances creíbles hacia una auténtica gobernanza y un horizonte de integración que nadie está dispuesto a desandar".

En este sentido, ha insistido en que en este momento la UE debe actuar con la "misma energía y rapidez" con la que están actuando los estados nacionales. "Espero que Europa esté a la altura de las circunstancias y que la voluntad política de seguir avanzando manifestada en un Consejo en Bruselas y de no parar en la construcción europea, se plasme en pocas fechas en decisiones que afecten para bien al conjunto de los ciudadanos", ha resaltado, para proclamar que España va a "seguir dando la batalla para mejorar" la integración europea.

REDUCIR EL DÉFICIT, "OBJETIVO NACIONAL"
Como viene haciendo en todas sus comparecencias públicas, el jefe del Ejecutivo ha reiterado su compromiso con la reducción del déficit público, que ha calificado de "objetivo nacional". De hecho, ha recordado que ése fue uno de los compromisos que asumió España al entrar en el "club del euro". Según ha dicho, se critica al Gobierno por hacer "recortes" o "ajustes" pero hay que reducir ese déficit porque ahora no se puede financiar la deuda.

En este punto, el jefe del Ejecutivo ha confirmado que "en las próximas fechas" tomarán decisiones para reducir el déficit público. "Cuando se toman decisiones difíciles, eso que llaman recortes o ajustes, es porque hay que hacerlo, porque no podemos gastar lo que no tenemos entre otras razones porque nadie nos lo da", ha enfatizado. Es posible que en su comparecencia ante el Parlamento el próximo miércoles desvele algunos detalles sobre esas medidas.

Además, y a pocos días antes de la celebración del Consejo de Política Fiscal y Financiera, ha emplazado a las comunidades autónomas a hacer "un mayor esfuerzo" de reducción de su gasto público. "Tener unas cuentas públicas saneadas y gastar sólo lo que tienes es una prioridad nacional porque es una necesidad nacional y no queda más remedio que hacerlo así: todos, ayuntamientos, comunidades y, por supuesto, el Gobierno de España"; ha enfatizado.

REFORMAS ESTRUCTURALES
Aparte de reducir el déficit, Rajoy ha situado como segundo gran objetivo nacional las reformas estructurales, que, según ha dicho, son "absolutamente necesarias" para recuperar la economía, ser un "país fuerte", generar crecimiento económico, crédito y empleo. Ha señalado que algunas de esas reformas "no tienen efectos balsámicos de manera inmediata" pero sí producen resultados en el medio y largo plazo.

Entre ellas ha citado la laboral, que en su opinión ya está produciendo efectos y va a producir más en el futuro. A su entender, España ha perdido millones de puestos de trabajo en los últimos tiempos por tener una legislación laboral "tan poco flexible" como la que había hasta ahora. También ha hecho mención a las decisiones que ha tomado el Gobierno en materia energética o para reducir las empresas públicas.

Además, ha adelantado que el Consejo de Ministros aprobará el próximo viernes la reforma de la Administración local para "evitar duplicidades", al tiempo que pondrán en marcha un mecanismo para evitar la "inflación normativa, la multiplicación de ventanillas, la proliferación de formularios, la desmesura reglamentística o el ensimismamiento competencial".

La reforma de las administraciones es algo que lleva "mucho tiempo pendiente" en España y su Gobierno la va a plantear por "primera vez", ha agregado.

Igualmente, Rajoy ha avanzado que después de julio el Gobierno aprobará la reforma educativa con el objetivo de mejorar la "calidad de la educación", ya que, según ha dicho, las cifras de abandono y fracaso escolar en España son "inaceptables". "Intentaremos acordarla con quien quiera acordarla pero a lo que no podemos resignarnos es a una situación como la que estamos viviendo", ha aseverado, para añadir que sería "una irresponsabilidad" no tomar decisiones.

ESPERA CUANTO ANTES EL PRÉSTAMO A LA BANCA
También se ha referido a la reforma del sistema financiero, unos cambios que ya hicieron hace algunos años en otros países europeos. Ha reconocido que España ha tomado "decisiones difíciles e importantes" pero ha explicado que lo ha hecho para que "no haya ninguna duda" sobre el sistema español, en el que están "los bancos más importantes y solventes del mundo".

En este punto, ha dicho que espera el préstamo que han pedido a la UE "se sustancie a la mayor celeridad posible", se terminen las dudas y vuelva el crédito a España. "El sistema financiero español en poco tiempo no le va a plantear ninguna duda a nadie y por eso hemos tomado las decisiones que todos conocen", ha enfatizado.

Mariano Rajoy ha asegurado que el país atraviesa por una situación "difícil" pero ha afirmado rotundo que el Ejecutivo que él preside, que ha llegado al Palacio de la Moncloa con "el apoyo de una mayoría de españoles", va a "estar a la altura" e intentará que las decisiones que tome sean "equitativas y justas".

"Los españoles nos han puesto aquí aunque tengamos que tomar decisiones incómodas que no le gustan a nadie, en muchos casos tampoco a los que tienen que tomarlas, pero somos conscientes de nuestras responsabilidad ante nuestro país como gobernantes en este momento y, por tanto, este Gobierno no va a desmayar nunca", ha enfatizado, para añadir que el rumbo marcado "es el correcto".