Rajoy anuncia una "oleada" de inversiones del sector del automóvil por 1.000 millones

Lo ha dicho durante su intervención en un almuerzo con el sector de la automoción antes de inaugurar en la Fira de Barcelona el 37 Salón Internacional del Automóvil. 

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha anunciado este viernes una nueva oleada de inversiones por más de 1.000 millones de euros de la industria automovilística en España este año, y que "se concretarán próximamente", destacando su importante efecto multiplicador.

 

Lo ha dicho durante su intervención en un almuerzo con el sector de la automoción antes de inaugurar en la Fira de Barcelona el 37 Salón Internacional del Automóvil, con el presidente de la Generalitat catalana, Artur Mas; el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria; el del Interior, Jorge Fernández; el secretario general de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa, Luis Valero.

 

"En total hablamos de 5.000 millones de euros comprometidos en poco más de un año por una industria, la del automóvil, que está haciendo de nuestro país la punta de lanza en su firme apuesta europea", ha manifestado Rajoy.

 

Ha aplaudido las inversiones de multinacionales automovilísticas y ha considerado que es la demostración "más elocuente de que fuera de las fronteras se ve a España como un país para invertir".

 

El presidente ha asegurado que el sector del automóvil es "una prioridad máxima" para el Gobierno central, por lo que se ha comprometido a mantener las medidas de impulso como el Plan PIVE mientras la industria lo siga reclamando y las restricciones presupuestarias lo permitan.

 

Ha defendido las reformas emprendidas por el Gobierno, especialmente la laboral, y ha reivindicado que está ayudando al sector de la automoción a ser más competitivo: "Si un sector está sabiendo sacar provecho de las posibilidades de la reforma laboral es el del automóvil".

 

EVITAR CONTRADICCIONES

 

Ha asegurado que el Ejecutivo central tiene "en el disparadero" muchas otras reformas previstas, entre las que ha citado la Ley de garantía de la unidad de mercado, que simplificará las más de 5.000 normas que afectan a diversos sectores y las de diferentes autonomías, que --ha lamentado-- en ocasiones echa para atrás a inversores.

 

"No debe verse desalentada una multinacional porque una norma de una autonomía entra en contradicción con otra. Una empresa de Barcelona no debe encontrarse trabas para operar en cualquier otro lugar de España", ha argumentado.

 

"En un mercado común, estas cosas van en contra del transcurrir de la historia y hace mucho tiempo que dejaron de tener sentido, si es que algún día lo tuvieron", según el presidente del Ejecutivo.

   Mariano Rajoy también ha citado la ley de apoyo a la emprenduría, la reforma de administraciones públicas, la movilización de crédito para las pymes y la reforma energética.

 

"REALIDADES POSITIVAS"

 

Ha remarcado que España ha podido salir "por su propio pie" de los peores momentos del año pasado, y ha esgrimido que se ha podido dar la vuelta algunos indicadores como el déficit, el crecimiento de los precios, las cuentas públicas y la prima de riesgo.

 

"Ya hay realidades positivas aunque queda mucho por hacer", ha sostenido el presidente del Gobierno, que ha avanzado que el Ejecutivo central está en el buen camino y va a mantener su política actual pese a que pueda ser dura.