Rafa Nadal y Ferrer se citan en cuartos, donde la sorpresa es la presencia de Dolgopolov

SIN PROBLEMAS. El mallorquín venció a Marin Cilic en tres sets por 6-2, 6-4 y 6-3, mientras que el alicantino cedió uno ante Raonic, 4-6, 6-2, 6-3 y 6-4
EFE
Rafael Nadal y David Ferrer, sin contratiempos notables, salieron airosos de sus respectivos envites contra el croata Marin Cilic y el canadiense Milos Raonic y se citaron en los cuartos de final del Abierto de Australia, donde se coló inesperadamente el ucraniano Alexandr Dolgopolov, verdugo del sueco Robin Soderling y próximo adversario del británico Andy Murray.

El tenis español se aseguró un representante en semifinales. El duelo de cuartos entre miembros de la Armada no se produce en el primer Grand Slam del curso desde la edición de 1997, cuando Carlos Moyá venció a Félix Mantilla.

Nadal progresó adecuadamente. Frente a un contrario de mayor reputación que los que antes se había topado el número uno del mundo, el croata Marin Cilic, decimoquinto del mundo, el español dio la sensación de superarlo con el mismo aire de trámite (6-2, 6-4 y 6-3) en dos horas y media. Cilic tiró de pocos argumentos para inquietar al mallorquín, que sumó su vigésima quinta victoria seguida en torneos del Grand Slam. En el último lustro Nadal nunca ha faltado a la cita de los ocho mejores de Australia.

Ahora se enfrentará en cuartos a David Ferrer, que igualó su mejor registro en el Melbourne Park. El alicantino puso fin al efecto Milan Raonic, una de las sensaciones del Abierto de Australia, representante del empuje de las generaciones incipientes (4-6, 6-2, 6-3 y 6-4).

Fue, sin embargo, el ucraniano Alexandr Dogolopov el que prolongó el factor sorpresa y consolidó su condición de revelación en el torneo. Debutante en Australia, situado en el puesto 46 del mundo, fulminó al sueco Robin Soderling, uno de los aspirantes, cuarto del circuito, que cayó por (1-6, 6-3, 6-1, 4-6 y 6-2).