Quolony: ¿Navegamos juntos?

Juan Carlos Gallego (izq.) y Pedro José Gómez, dos de los tres creadores de Quolony. (Foto: Toño González)

Tres salmantinos son los responsables de esta “herramienta” que permite convertir los viajes en la red en actos sociales.

“Te permite socializar, pero no es una red social.”

De esta forma se refiere a su “invento” uno de los tres responsables de Quolony, Pedro José Gómez, que es además director de la empresa de Salamanca Hoplite Software. Junto a los también salmantinos Juan Carlos Gallego y Agustín Moretón, es responsable de esta herramienta que hace de navegar por Internet algo más “colaborativo”.

 

Quolony surgió en 2012 porque sus tres creadores notaban que la navegación por la red era un acto “un poco solitario”. De esta forma, según explica Pedro José, “intentamos aprovechar la evolución de los navegadores” para conseguir que la navegación se convirtiera en algo social. “Podría definirse como una herramienta, una tecnología, un servicio… pero prefiero no ponerle una etiqueta”, afirma Pedro. Y es que Quolony, pese a compartir alguna de sus funciones, está lejos de identificarse con nombres como Twitter o Facebook.

 

Quolony se define como "un servicio gratuito que ofrece colaboración en tiempo real y conavegación para todos, sobre cualquier sitio web".

Puedes empezar a utilizarlo AQUÍ

A través de ella, sus usuarios –que son cerca de siete mil a la hora en la que se escriben estas líneas – pueden interactuar en tiempo real, visitar páginas acompañados, compartir archivos… y eso solo con instalar Quolony como una extensión de su navegador habitual o entrando en alguna de las páginas en las que está integrada actualmente, como dicyt.com o la propia hoplite.es. Desde el comienzo de su actividad, los internautas han utilizado Quolony en, aproximadamente, 150.000 direcciones web.

 

¿Y qué se puede hacer con Quolony?

La forma en que estos usuarios utilizan Quolony varía con el tiempo, según explica Pedro José Gómez. “Estamos empezando a estudiar los usos que se le dan a Quolony, porque al principio solo era un tiro al aire, para ofrecer una posibilidad diferente de navegar”.

 

Los primeros usos se basaban en el intercambio de enlaces a través del chat, de forma que un usuario le mostraba a otro dónde quería que fuese a golpe de clic, en tiempo real. Con el paso de los meses este hábito se mantiene, pero cada vez se comparten más ficheros y han más “sesiones de co-navegación”, como las ha definido Pedro.

 

Pero, ¿dónde están los límites?

Ante una herramienta que ofrece las posibilidades de Quolony, los usuarios pueden preguntarse hasta dónde llega su privacidad a la hora de utilizarla. “Quolony no supone una amenaza para la información de lo usuarios”, asegura Pedro Javier. De hecho, los “quoloners” (un término que acaba de acuñarse durante la redacción de este texto) son los que escogen, a través de la configuración del servicio, qué nivel de privacidad, y con quién, desean establecer.

 

La herramienta web del futuro

Quizá suene descabellado, pero las múltiples funciones de Quolony y su crecimiento podrían situar a esta herramienta en un lugar preferente para los usuarios, aunque sus creadores prefieran ir paso a paso.

 

“Nos encontramos en una fase de crecimiento, no de promoción. Estamos grabando vídeos explicativos y spots, para que los usuarios se hagan una idea de lo que es Quolony, porque el primer reto que tenemos por delante es el de ganar visibilidad”, expone Pedro. Una vez que Quolony crezca lo suficiente, tanto en su presencia en sitios como en “quoloners”, “daremos más posibilidades a los usuarios, como herramientas de dibujo, juegos…”

 

Y usted, ¿ha probado Quolony? Puede empezar a utilizarla en Tribuna de Salamanca, si le parece…