Quitamos todos, todos los deberes... ¿y cómo los entretenemos?