Quistes ováricos... ¿qué son?

Estos quistes suelen ser asintomáticos, por muy grandes que sean, si bien pueden producir dolor cuando se rompen, aunque es "agudo y de corta duración".

Los quistes ováricos, pese a lo que algunas personas creen, no son tumores, sino que el 99 por ciento son benignos y, de ellos, el 80 por ciento son funcionales (desaparecen por sí solos) o fisiológicos, tal y como ha explicado la especialista en fertilidad, ginecología y obstetricia en Ginecología Doctoras Pérez, Beatriz Pérez González.

 

Estos quistes suelen ser asintomáticos, por muy grandes que sean, si bien pueden producir dolor cuando se rompen, aunque es "agudo y de corta duración". Además, dependiendo de la etiología o causa del quiste, si es un quiste fisiológico de ovulación suele desaparecer solo "sin más problemas".

 

"Si es un quiste endometriósico, es decir, de contenido menstrual, suelen ir creciendo y con el paso de los años muy lentamente van comprimiendo el ovárico y se pierde tejido ovárico. Un porcentaje muy bajo pueden tener alguna excrecencia maligna o premaligna y acabar en un cáncer de ovario, pero es muy poco frecuente y va en función de la edad de la mujer. El cáncer de ovario se suele presentar en mujeres post-menopáusicas", ha explicado la también miembro de Saluspot.

 

Respecto a la posibilidad de tratarlos o eliminarlos, la experta ha comentado que los ovarios en una mujer joven o no tan joven, pero con deseo gestacional, lo mejor es "no tocarlos". Asimismo, prosigue, teniendo en cuenta que los quistes más frecuentes son funcionales y desaparecen solos, la actitud terapéutica sería el seguimiento de su evolución.

 

"Los quistes endometriósicos son los más conflictivos, porque, aunque siempre son benignos, su crecimiento es progresivo. Hasta la actualidad se le asociaba a causa de esterilidad, por ello había una actitud terapéutica más activa y se tendía a operarlos. Hoy en día se ha demostrado estadísticamente que hay más infertilidad es las mujeres con endometriosis ovárica intervenidas quirúrgicamente que en las que no están operadas", ha recalcado.

 

Ahora bien, la doctora ha reconocido que el "gran problema" del ovario sería el cáncer de ovario, que normalmente es sólido pero que puede presentar alguna imagen quística.  "El cáncer de ovario casi siempre se suele diagnosticar muy tarde porque no tiene recursos para un diagnóstico precoz. Con lo cual si se ve un quiste en un ovario menopáusico que ya no tendría que tener ningún tipo de actividad ya que los ovarios en la menopausia no tienen ninguna función, sería recomendable la ovariotomía bilateral (exéresis de ambos ovarios) en prevención de la neoplasia de ovario", ha explicado.

 

SÍNDROME DEL OVARIO POLIQUÍSTICO

 

En relación a los ovarios poliquísticos, entidad de gran frecuencia en las mujeres y con muchas manifestaciones clínicas que son motivo de malestar y preocupación, Pérez González ha asegurado no se les puede considerar patología o enfermedad.

 

En concreto, clínicamente puede presentar síntomas como acné, exceso de vello cutáneo, ciclos menstruales de entre 30 y 45 días o inclusive una regla cada 3 o 4 meses, pérdida del cabello (calvicie) y obesidad por intolerancia a la insulina.

 

"Pocas mujeres presentan todos los síntomas, lo normal es tener de 2 a 3 síntomas de los descritos y el tratamiento es farmacológico en función de ellos. Es un síndrome que mejora con la edad y que la paciente tiene que saber que no es una enfermedad, sino una característica física", ha zanjado.