Quique vuelve a lesionarse y deja entrever su posible adiós

 
D. G.

La mala noticia de ayer la puso, al poco tiempo de comenzar el partido, Quique Martín. El asturiano, que volvía a ser titular después de su lesión, tuvo que retirarse con nuevas molestias musculares, dejando su sitio en el equipo a David Cuéllar en el minuto 8 de partido. El gesto de Quique Martín evidenciaba que algo no iba bien y tras las primeras exploraciones se confirmaron sus peores presagios. El mediapunta unionista puede sufrir una nueva rotura fibrilar, esta vez en el bíceps femoral de su muslo derecho, y probablemente se perderá lo que queda de temporada. El propio jugador lo reconocía en rueda de prensa, al tiempo que apuntaba a que el de ayer podría haber sido su último partido con la camiseta del Salamanca.
“Sentí molestias y pedí el cambio, lo habitual esta temporada. Qué se le va a hacer. El año no ha sido bueno y esta vez me ha tocado a mí y ya está”, señalaba el jugador, que preveía que la temporada para él ya se había acabado: “Para mí yo creo que sí. Pero da igual, yo voy a seguir apoyando a mis compañeros desde fuera, porque aquí tenemos que apoyar todos y sumar para la salvación”, comentaba el asturiano, que respondió también a la cuestión sobre si el de ayer fue su último encuentro como blanquinegro: “Posiblemente sí, pero vamos a ver”, sentenciaba el jugador charro.

Quique Martín, de 37 años, termina contrato el próximo 30 de junio y existe un compromiso verbal por el que el jugador renovará un año más si el equipo se mantiene en Segunda y si él se encuentra con ganas física y mentalmente para continuar. Sin embargo, las continuas lesiones que ha sufrido esta temporada, de índole muscular en la mayoría de los casos, pueden hacer que uno de los símbolos del unionismo reciente opte por poner fin a su carrera cuando termine esta campaña.

En las próximas horas se someterá a una resonancia magnética que confirmará el alcance definitivo de su lesión y el tiempo de recuperación.

Más tocados
Además de Quique Martín, también Toti y Linares acabaron sobrecargados, aunque ahora la plantilla tiene dos días de descanso y volverán a tono.