Quince años de cárcel para el autor del ‘crimen de Villamayor’

Fallo. La Audiencia considera probado que José G.M. asestó “una puñalada brutal”a Raúl Grandes que afectó al corazón. Otros acusados. El Alto Tribunal absuelve a tres de los seis imputados en el caso
E. G.

La Audiencia provincial de Salamanca considera probado que José G. M. fue el autor material de la muerte del joven Raúl Grandes en la madrugada del 5 de febrero de 2006, por lo que le condena a una pena de doce años de prisión como autor del delito de homicidio por la muerte de Raúl Grandes a los que se suman otros tres por las lesiones causadas al hermano del fallecido.

Junto a José. G. M., la Audiencia también condena a sus dos hermanos, Raúl G. M. y Javier G. M. a una pena de tres años a cada uno como coautores del delito de lesiones causadas a Luis Grandes, hermano de la víctima. Además, a Javier G. M. le impone también una pena de siete meses de cárcel por el delito de resistencia y un mes de multa a razón de 12 euros diarios por la falta de lesiones leves causadas a una agente de la Guardia Civil en la Comandancia. Mientras, los otros tres imputados, Francisco Miguel G. R., Cristian José G. R. y Juan Luis G. G. son absueltos de los delitos imputados.

Respecto a la responsabilidad civil, el autor material de la puñalada mortal debe indemnizar a la familia de la víctima con 150.000 euros. Mientras que Raúl G.M. y Javier G. M., deberán indemnizar al hermano del fallecido con 6.000 euros por las lesiones y secuelas causadas.

La Audiencia considera como hechos probados que en las primeras horas de la madrugada del día 5 de febrero de 2006 se encontraban en el bar Piedra Dorada de Villamayor de Armuña el fallecido junto a un grupo de personas. En el lugar, coincidieron con otro grupo entre los que se encontraba Raúl G.M. y Francisco Miguel G. R. Sobre las 2.20 horas se inició una discusión entre algunos de los varones de ambos grupos sin que se hayan podido precisar las causas, y que aquélla terminó en “empujones, cabezazos y forcejeos”. Una vez fuera del local, continuaron los forcejeos y golpes hasta que finalmente Raúl G. M. y Francisco Miguel G.R. se marcharon del lugar y el grupo de los hermanos Grandes Oliva entró en el local. Como consecuencia del incidente y “mostrándose muy enfadado por lo ocurrido y por los golpes recibidos, Raúl G. por medio de su teléfono móvil contactó con su hermano José G. M., a fin de contarle lo ocurrido y pedirle ayuda para vengar la afrenta sufrida”. José G. M. se encontraba en la discoteca Morgana, donde estaba también su hermano Javier G. M.“con quien se puso inmediatamente en contacto para contarle lo ocurrido”. Según el fallo, a los otros imputados también “se les puso al corriente de la situación y de la necesidad de acudir todos juntos a Villamayor a vengar a Raúl G. M. y ajustar las cuentas al grupo ofensor”. Sobre las 2.45 horas, los imputados acudieron al local de Villamayor. Una vez en el interior se produjo un enfrentamiento entre ambos grupos, en el curso del cual “blandieron sus armas los hermanos Garzón y algún miembro no identificado del otro grupo”. Según el fallo, José G. M. se adelantó y con una navaja “de grandes dimensiones” lanzó golpes contra el otro grupo hiriendo al hermano de la víctima en el brazo y la mano. En ese momento entró Raúl Grandes que se colocó entre ambos grupos e intentó apaciguar en la pelea, cuando “se volvió hacia él José G. M. asestándole una puñalada que afectó al corazón, al hígado y al estómago”, causándole la muerte. Tras la sentencia, el abogado de la acusación desconoce si será recurrida.