“Quiero ser un buen embajador de todo aquello que represente a nuestra provincia”

Homenaje. Vicente del Bosque es el primer deportista salmantino en recibir la Medalla de Oro de la provincia, entre el aplauso de todos los alcaldes
E. B. / L. L. / F. M.

La emoción por este homenaje se percibía en el rostro de Vicente del Bosque, quien una vez más mostró su gran talla humana y su talante sencillo y humilde.

En su discurso, vinculó varias anécdotas personales con su amor a Salamanca y resaltó la importancia de los valores de la práctica del deporte, que él ha transmitido a los jugadores de la Selección española.

Recordó que siempre ha hecho “gala de salmantino y de charro” y vinculó este sentimiento con un encuentro mantenido en Buenos Aires con emigrantes salmantinos. Éstos acudieron a visitarle con motivo del partido de la Selección con la Albiceleste: “Eran emigrantes, a los que nunca les hubiera gustado abandonar su Salamanca, pero que la necesidad les forzó. Por eso, también nosotros estamos obligados a tratar con el máximo cariño a todos aquellos que vienen a nuestra provincia para ganarse la vida. Y sabemos que hay muchos”.

La tierra salmantina, con sus diferentes paisajes, tiene una riqueza en ganadería, agricultura, gastronomía, patrimonio, pero para Vicente del Bosque lo más importante son las “personas brillantes que han salido de nuestros pueblos”. Todas estas personas tienen un denominador común: “su cariño hacia Salamanca”. En este momento recordó a los anteriores galardonados con la Medalla de Oro: Ignacio Sánchez Galán y Venancio Blanco; además, felicitó al realizador Rodrigo Cortés por su reciente premio en el Festival de San Sebastián.

La importancia de las personas fue destacada por su rechazo a una sociedad que da más valor al poder de la imagen que al poder de los méritos, pero no se resigna a esta circunstancia, ya que “tenemos muchas virtudes para que esto no sea así”.

Vicente del Bosque tenía que hablar de fútbol y por eso explicó cómo han visto los aficionados a la Selección después del Mundial de Sudáfrica, ya que han sabido apreciar el esfuerzo en el campo, su calidad deportiva y “su comportamiento íntegro y su ejemplo fuera de los terrenos de juego”. Para él, la victoria dependió, entre otros factores, por la unión de los jugadores, que supieron estar juntos en los momentos duros y disfrutar del triunfo como se debe hacer. Deseó que estas enseñanzas y la alegría de todos los españoles sirvan para promocionar el deporte en general.

Con los pies en la tierra, afirmó que los éxitos cosechados por la Selección no deben empañar el futuro ni hacer perder la objetividad osubestimar a otras selecciones muy fuertes. Por eso afirmó que trabajarán intensamente para que el próximo partido en el Helmántico el día 8 contra Lituania sea un paso más hacia la clasificación de la Eurocopa.

Por último, reconociendo la situación de crisis por la que pasan los Consistorios, pidió a los alcaldes un esfuerzo por invertir en instalaciones deportivas y en personal técnico adecuado, ya que “es el dinero mejor invertido, porque a mejor formación de los educadores, mejor preparación de nuestros jóvenes”.

Su amor a Salamanca fue rubricado con una sentencia rotunda:“He tenido y tengo muchas ocasiones de ejercer de hombre nacido y criado en esta tierra y disfruto de alabar, dar a conocer y cumplir mi devoción por todo lo de aquí.Quiero ser un buen embajador de todo aquello que represente a Salamanca”. Y de verdad que lo es.