Quién paga la afición a la hípica de parte de la familia real

Infanta Elena a caballo (Foto: E. P.)

El Gobierno asegura que el recinto hípico del Palacio de Zarzuela es muy reducido y no tiene un "coste significativo", pero se paga de fondos del Estado. Desconoce el número de caballos que alberga la instalación, construida con dinero público a finales de los años '80, y que la infanta Elena usaba cuando se cayó en 2016.

El Gobierno asegura que las instalaciones hípicas situadas en el Palacio de la Zarzuela son reducidas y no suponen "un coste significativo" para el Estado y, de hecho, subraya que su mantenimiento se engloba en los propios servicios de Zarzuela. Además, el Ejecutivo de Mariano Rajoy dice desconocer el número de caballos que albergan dichas instalaciones y, por tanto, el coste que puedan generar al tratarse de un gasto no imputable a la Administración General del Estado.

 

De esta forma responde a una batería de preguntas planteadas por el portavoz parlamentario de Esquerra Republicana (ERC), Joan Tardà, a propósito del accidente hípico sufrido el pasado septiembre por la Infanta Elena en la instalaciones hípicas del Palacio de la Zarzuela, en el que la hermana del Rey se rompió la muñeca. Entre otras cuestiones, Tardà preguntaba al Gobierno por el precio total de la construcción de ese complejo hípico en Zarzuela que, según apuntaba el independentista catalán, fue construido a petición del Rey emérito Juan Carlos I "para uso y disfrute de la familia". Asimismo, pedía saber quién es el responsable de asumir económicamente los gastos que ese complejo genera y con cargo a qué partidas, así como el coste de la caballería usada en el centro hípico.

 

La respuesta es sucinta, pero hay bastantes cosas que se saben sobre esta instalacón a raíz del accidente que sufrió la infanta elena a finales de 2016. Fue construida en los años '80 del pasado siglo, con asignaciones presupuestarias de los fondos públicos destinados a la Casa Real entre 1987 y 1990; cuenta con una decena de cuadras y una pista de entrenamiento, y a día de hoy albergaría menos de una decena de animales según publicó en su día el diario El Mundo. La infanta entrenaba allí a pesar de que en el año 2012 dejó de formar parte de la familia real e incluso contaba con un entrenador.

 

 

LA ADMINISTRACIÓN NO PAGA LOS CABALLOS NI SU COSTE

 

En su respuesta, que recoge Europa Press, el Gobierno comienza recalcando que si bien él tiene la obligación de someterse al control parlamentario, no la tiene sobre las actuaciones que realicen "terceros", tal y como establece el Reglamento del Congreso. Por ello, sólo confirma al diputado de ERC la existencia de unas "reducidas" instalaciones hípicas en el extremo oeste del Complejo del Palacio de la Zarzuela, que existen de los años 80 y que constan de una cuadra y una pista de arena, y que su mantenimiento se engloba en los propios servicios de Zarzuela, "sin que represente un coste significativo".

 

Añade, además, que la Administración General del Estado "no tiene conocimiento" de los animales que se albergan en dichas instalaciones, ni del gasto que puedan generar, costes que, en cualquier caso, recalca, "no se le imputan".