“Quien haya querido buscar un enfrentamiento entre Castilla y León y Andalucía se ha equivocado. Buscamos consenso”

Fernando Burgaz. Director General de Industria Alimentaria del MAGRAMA

El Ministerio basa en tres los tipos de producciones: la que está ligada a la dehesa y pureza racial; la menos ligada a la dehesa y sin tanta pureza; y los cerdos de cebo.

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente es la clave de todo e impulsor de una Norma de Calidad del Ibérico que está creando la discordia entre los sectores afectados. No obstante, desde este organismo tienen claro que se busca el consenso y “no un enfrentamiento entre Castilla y León y Andalucía; quien piense eso, está equivocado”. Así lo indica Fernando Burgaz, Director General Industria Alimentaria del Ministerio, quien destaca además que hay que diferenciar tres tipos de producciones.

 

“La que está ligada a la dehesa y pureza racial; la menos ligada a la dehesa y sin tanta pureza; y los cerdos de cebo. Pero no hay ninguna guerra ni nada que se le parezca, señala Burgaz. Por ello, el Ministerio se ha reunido con las diferentes partes del sector del ibérico en Castilla y León y Andalucía (principales afectados) y ha mantenido encuentros para analizar la situación. “En breves fechas nos reuniremos de nuevo con las comunidades autónomas para seguir con el proceso de la creación de la nueva Norma de Calidad aunque estamos pendientes de las distintas alegaciones”, señala.

 

Por ello, señala que en el Ministerio han recibido escritos y alegaciones de todas las partes que están inmersas en esta Norma, “porque desde el Ministerio consideramos que había la necesidad de simplificar lo que ya existí y eso nos llevó al cambio de la Norma. Pero que nadie piense que es excluyente, todo lo contrario, es incluyente porque queremos que todas las partes del sector estén satisfechas con el cambio”, destaca Burgaz.

 

Por último, Burgaz destacó que se trata de una nueva Ley que “busca el consenso para que nadie se quede fuera, pero debe haber más controles, más información al consumidor y, en definitiva, una Norma de Calidad del Ibérico más abierta”, concluyó.