Quejas de los padres de la guardería de Pizarrales por tener que llevar a sus hijos con el centro en obras

Imagen de la guardería de Pizarrales, ahora en obras (Foto: F. O. L)

Algunos se han negado a llevar a los niños mientras duren las obras de mejora y se quejarán al Ayuntamiento de Salamanca. El centro, de titularidad municipal, acoge a 94 niños de hasta tres años de edad.

Un grupo de padres de alumnos de la guardería municipal de calle Alcolea, en Pizarrales, ha mostrado su disconformidad con el hecho de que el centro esté actualmente en obras y que los niños tengan que convivir con las mejoras que se están realizando. Según los padres, las obras se han retrasado y, aunque tenían que estar terminadas el 1 de septiembre, se han prolongado de modo que los padres se han encontrado que dependencias de la guardería están todavía en obras y que las aulas están parcialmente afectadas a pesar de que ha empezado la incorporación de los alumnos.

 

La situación se produjo a principios de septiembre cuando los padres de alumnos allí inscritos tuvieron conocimiento de que las obras previstas para el mes de agosto se habían prolongado y que iban a solaparse con el inicio de las clases, que tuvo lugar el pasado día 10 de septiembre. Según ha confirmado el Ayuntamiento de Salamanca, estaba previsto cambiar el suelo de las cinco aulas y del resto de las dependencias del centro, en una renovación total del suelo de la guardería; la actuación iba a terminar con tiempo para el inicio del curso. Sin embargo, las obras no han finalizado a día de hoy. El departamento de comunicación del Ayuntamiento asegura que sí está instalado el suelo de las cinco aulas del centro, pero que todavía se está haciendo lo propio con pasillos y el resto de dependencias; está previsto, según el Ayuntamiento, que las obras acaben antes de que termine el mes.

 

Este medio ha podido comprobar la presencia de operarios en el centro realizando obras este mismo lunes, obras que según el Ayuntamiento se llevan a cabo fuera del horario escolar y sin que afecten a la actividad. Sin embargo, varios padres de alumnos consideran que la situación del centro no es la adecuada para los niños por el riesgo de contacto con productos utilizados en la obra o con el polvo de los trabajos de lijado. Y mantienen que se están llevando a cabo trabajos mientras los alumnos están en el centro, durante el horario escolar. Ante la situación, varios padres se quejaron y el Ayuntamiento de Salamanca, a través de la Fundación Ciudad de Cultura y Saberes (que gestiona el centro), se puso en contacto con las familias para comunicarles que las obras en las aulas habían acabado y no afectarían a la actividad.

 

Sin embargo, los padres denuncian que las aulas en las que ya se ha instalado el suelo están a falta de remates y que todavía hay que cambiarlo en pasillos y otras dependencias que usan los niños. Y que eso obliga a los alumnos a ocupar las aulas y espacios del centro en esta situación que consideran peligrosa e inadecuada. Algunos padres se han negado a seguir llevando a sus hijos al centro mientras se mantenga la situación y están dispuestos a presentar una queja ante el Ayuntamiento de Salamanca.

 

El Centro Infantil de Pizarrales de calle Alcolea es uno de los dos de gestión municipal que hay en el barrio y todas sus plazas están cubiertas. Acoge a 94 niños de entre cero y 36 meses de edad, los más numerosos, los 60 de entre dos y tres años que están inscritos. Los alumnos se han ido incorporando progresivamente, y en función de su edad, en los últimos días y lo seguirán haciendo hasta finales de septiembre.