¿Qué va a pasar ahora con el bus urbano?

El alcalde, a su llegada a un acto sobre el bus urbano.

El servicio no se verá afectado, pero el Ayuntamiento puede acabar licitando de nuevo el contrato y enfrentándose a reclamaciones.

La resolución que anula el millonario contrato del bus urbano, 144 millones de euros por doce años, es el punto de partida de una situación que puede acabar con el contrato de nuevo abierto a la competencia de empresas, lo que podría tener imprevisibles consecuencias negativas para el Ayuntamiento de Salamanca.

 

De entrada, este martes la comisión de Contratación tiene en su orden del día el asunto, en concreto, la decisión de recurrir la resolución. El recurso serviría para ganar tiempo y buscar una solución definitiva. Eso sí, si se pierde en los juzgados tendrá un coste económico para el consistorio.

 

Aunque se anule la adjudicación, eso no va a afectar al servicio del bus urbano salvo que la actual concesionaria decida plantarse ante el Ayuntamiento, cosa poco probable. El bus seguirá funcionando igual y la empresa cobrará los 6,2 millones de euros anuales que se le paga en concepto de déficit de explotación: la diferencia entre lo que recauda y lo que le cuesta dar el servicio, que es esencial y está íntegramente pagado con dinero público.

 

Si el recurso no prosperara, la resolución es ejecutiva y habría que abrir un nuevo proceso de licitación. Sería necesario elaborar nuevos pliegos, que estarían esta vez mucho más vigilados al estar la oposición en mayoría. Y porque el tropiezo judicial desaconsejaría establecer requisitos que volvieran a limitar la concurrencia. Globalia pujaría con total seguridad: está convencida de que el servicio se puede dar mejor y con menor coste del billete y de la subvención al déficit.

 

Al resolverse el contrato, el Ayuntamiento podría enfrentarse a una reclamación por parte de la actual concesionaria en busca de una compensación por los años de contrato que no disfrutara. Si Salamanca de Transportes volviera a ganar el concurso, sería más difícil que buscara una compensación por la ruptura del primer contrato.

Noticias relacionadas