¿Qué quiere hacer el Ayuntamiento de Salamanca con el medallón de Franco?

El medallón de Franco, protegido con plástico (Foto: Sara Bayón).

La denuncia presentada el pasado verano por IU prospera y el 16 de julio habrá juicio. El consistorio parece dispuesto a oponer resistencia y espera un informe técnico sobre la aplicación de la ley de memoria histórica

El medallón de Franco en la Plaza Mayor puede tener los días contados, una decisión que acabaría con una presencia que dura ya 80 años, que ha sido polémica en los últimos lustros y que, hoy por hoy, tiene visos de ilegal por la aplicación de la ley de la memoria histórica. El espaldarazo definitivo a su eliminación lo puede dar la denuncia que Izquierda Unida hizo contra 80 ayuntamientos de toda la provincia el pasado verano y que ha provocado que muchos empiecen a eliminar símbolos franquistas de los lugares públicos.

 

La medida judicial ha obligado a muchos cumplimientos, pero existen algunas excepciones. Entre ellas está la del Ayuntamiento de Salamanca, que parece haber optado por la táctica de plantear dudas sobre la aplicación de la ley. Una decisión que tiene un carácter simbólico porque su negativa permite que el medallón de Franco, uno de los vestigios más destacados del régimen dictatorial, permanezca en su sitio.

 

Instalado en 1937 en una visita del dictador, su permanencia ha sido objeto de controversia. El hecho de que se conservara su posición fue denunciado por IU y ahora esa denuncia ha sido admitida. El juicio estaría previsto para el próximo día 16 de julio y podría obligar al Ayuntamiento de Salamanca a retirar la efigie por mandato judicial, un punto al que es muy posible que se llegue dadas las circuntancias.

 

Incialmente, pareció que el equipo de Gobierno iba a estar dispuesto a un acercamiento para intentar una solución extrajudicial; así lo estimaban los abogados de Izquierda Unida. Pero nada más lejos de la realidad. Fuentes del equipo de Gobierno han descartado esta posibilidad y todo apunta a que se tendrá que celebrar el juicio.

 

De momento, los servicios jurídicos del consistorio se han opuesto con la justificación de posibles daños a un monumento. Esta es, según fuentes judiciales, su línea argumental y las afirmaciones recientes así lo corroboran. Este viernes en el pleno el propio alcalde ha salido al paso de dos peticiones formuladas por el concejal socialista Joaquín Corona, que le pedía que no hiciera pasar a la corporación la "vergüenza" de que fuera un juez quien obligar a retirar vestigios franquistas de Salamanca, incluído el medallón. La respuesta ha sido proponer un informe de los técnicos sobre la aplicación de los preceptos de la ley de memoria histórica que atañen a la retirada de símbolos.

 

IU defiende que no existe pega arquitectónica ya que es un elemento que no forma parte de la estructura de la Plaza Mayor, y que la pieza se guardaría en el Museo Provincial. Fuentes de Izquierda Unida reconocen que están dispuestos a llegar a un acuerdo si el alcalde Alfonso Fernández Mañueco da el paso. No entran en si se produce la sustitución de la efigie del dictador por otra. 

 

 

HONORES NO RETIRADOS

 

El medallón se colocó en 1937 en el pabellón de los reyes y forma parte de una colección de distinciones al dictador que ha ido apagándose con el tiempo. El PSOE ya pidió en el pasado que se le retirara la condición de alcalde honorario y medalla de oro, pero tras negarse el PP a aceptar varias mociones, se zanjó la cuestión explicando que existían acuerdos de pleno para que el puesto de alcalde honorario fuera de manera perpetua para el Rey de España; y alegando que el honor de ser medalla de oro de la ciudad se extingue con la muerte del personaje.

 

En el caso del Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo, la medalla del sitio, que le fue concedido en 1954. Esta medalla es una de las mayores distinciones de Ciudad Rodrigo y durante un siglo se ha concedido a los descendientes de los defensores de la ciudad y a cuantos hayan contribuido a la celebración del Centenario del Sitio que sufrió.

 

En el caso de la Diputación de Salamanca, se trata de la medalla de oro de la provincia que se le concedió también en 1954 con motivo de una visita que el dictador hizo a la provincia y en la que recibió, en dos días de mayo, las medallas de la ciudad y la provincia y los doctorados honoris causa de la Universidad de Salamanca y de la Universidad Pontificia. Solo la Usal procedió ha retirar la distinción en 2008. La medalla de oro que le entregó la Diputación sigue vigente como honor y el actual equipo de Gobierno no ha respondido a este nuevo requerimiento para subsanar esta situación, hoy por hoy, ilegal.

Noticias relacionadas