“Que me mantengan no creo que sea cuestión del montante económico”

 
T. S. H.

El entrenador de la UDS comenzaba hablando sobre cómo llegó la derrota, con dos goles en contra de estrategia. “Es a lo que más hemos dedicado tiempo de entrenamiento en las dos últimas semanas y es donde nos han ganado. El Córdoba nos hizo el gol así y hoy también los dos tantos llegan a pelota parada. Si no lo hubiésemos trabajado podríamos decir que es dejadez. Lo trabajas y llega así el gol y no se puede hacer nada”.

Se ha visto al equipo roto. ¿Tiene usted fuerza?
Ahora más porque hay que estar con fuerza y ánimo. Si ellos están rotos el único que no puede estar roto es el entrenador o el resto del cuerpo técnico. Sé que es una pregunta obligatoria pero el día que esté sin fuerzas lo diré y me iré.
¿Entendería medidas tras las nueve derrotas seguidas?
Les tenéis que preguntar a ellos, sé que nueve seguidos es un lastre pero es una pregunta que hay que trasladar a los que deciden.
¿Cómo se toma los primeros gritos o pitos en su contra?
Han sido aislados yo he visto a la afición desde el minuto uno volcada en el equipo. Ha habido una parte que ha gritado pero no con fuerza para que el resto le acompañara. La afición ha estado de diez. No es normal que con los sinsanbores que tienen que tragarse cada quince días, sigan al pie del cañón.
¿Si hay que buscar culpables?
El culpable es el entrenador siempre. Los jugadores salen con la mejor de las intenciones y el culpable principal, aunque todo el mundo tenemos un porcentaje, siempre he dicho que el responsable de este tipo de cuestiones es el entrenador.
¿Cómo valora el partido?
Ha sido un partido muy del guión nuestro últimamente en casa. Por unas razones u otras sin hacer un buen juego nos ponemos por delante en el marcador y a partir de ahí, sí es verdad que no protegemos los suficientes minutos aquello que hemos obtenido. Es una cuestión de tiempo, de esperar 10-15 minutos a que el Tenerife fuera descaradamente a por nosotros. Ellos tienen gente arriba que durante todo el partido están acechando y son jugadores que tienen mucha experiencia. Han gestionado bien los momentos, sobre todo el que le ha puesto por delante.
¿Ha pensado usted en poner su cargo a disposición pensando que el tema económico pueda frenar a la directiva?
Con lo que cobro no creo que sea cuestión del montante económico. La confianza la siento porque creo en las personas que me miran a los ojos y me dicen las cosas. No creo que el aspecto económico sea el determinante para que esté aquí o no.

Entonces la dimisión no se plantea.

Nunca voy a dimitir porque sería reconocer un fracaso y para mí quedan jornadas para remontar el vuelo. El equipo no ha caído en descenso y no tengo que dimitir.

Hoy se ha abusado mucho del juego directo.

Sí, se ha abusado del juego directo y se había planificado para todo lo contrario. Cuando suceden las derrotas, se pierde la confianza y hay que buscarla para ganar un partido. En cuanto se consiga, la cabeza de los jugadores se aseará y podremos recuperar el juego que queremos. Hemos abusado de ese juego y es algo que ni aparece en nuestro trabajo.