"Que me dejen trabajar y vean si la inversiĂłn es o no es buena"

El alcalde de la localidad, AgustĂ­n SĂĄnchez, defiende su dedicaciĂłn exclusiva y su salario

AgustĂ­n SĂĄnchez se defiende de las crĂ­ticas por parte del partido polĂ­tico UniĂłn, Proreso y Democracia (UPyD), asĂ­ como de un grupo de vecinos que tildan de excesivo el salario del actual alcalde de Castellanos de Moriscos. "Creo que era necesario para el pueblo un mandatario con dedicaciĂłn exclusiva porque las cosas en el Ayuntamiento estĂĄn fatal y hay muchas cosas por arreglar y poner en orden. Yo he publicado en el BoletĂ­n Oficial de la Provincia (BOP) mi salario sin problemas y me gustarĂ­a que la gente me criticase cuando haya pasado un poco mĂĄs de tiempo y vea si la inversiĂłn ha sido buena o no".

SĂĄnchez defiende que ha tenido que dejar su trabajo porque considera necesario estar en el Consistorio "todos los dĂ­as para atender tambiĂŠn a los vecinos que antes venĂ­an y se encontraban con que no habĂ­a nadie que les pudiese atender", seĂąala. Asimismo, se ha puesto el mismo salario que cuando trabajaba y cree justa esta medida "porque me voy a dedicar en cuerpo y alma a arreglar y hacer cosas nuevas por el municipio".

El alcalde aboga por la transparencia como parte fundamental de su legislatura y solicita que se le dĂŠ una tregua y un tiempo para demostrar que con trabajo las cosas van a ir a mejor, y estĂĄ seguro de que la gente "no formarĂĄ tanto revuelo por el sueldo que tengo como alcalde".

Objetivos de la legislatura
Pese a que aĂşn es pronto para establecer las lĂ­neas de trabajo futuras, SĂĄnchez seĂąala que es necesario mejorar las "lĂ­neas de transporte con Salamanca porque somos un municipio que ha crecido mucho, tiene casi 1.900 habitantes censados, asĂ­ como la red de abastecimiento de agua y ordenar el caos existente en el Ayuntamiento durante aĂąos pasados".

En la actualidad, el Ayuntamiento cuenta con un presupuesto cercano a los 1,2 millones de euros, "aunque por ejemplo el aĂąo pasado aumentĂł hasta casi los dos millones y hay unos desajustes que conviene arreglar", concluyĂł SĂĄnchez.