¿Qué le pasa al CD Guijuelo?

Fernando Estévez, uno de los principales responsables del mal momento por el que atraviesa el equipo (Foto: Chema Díez)

El equipo ha perdido parte de sus señas de identidad desde hace cuatro partidos y parece más tocado en el aspecto mental que en el físico. Quizá preocupa más eso que las tres derrotas consecutivas... a la espera de una reacción desde el banquillo.

¿Qué le pasa al CD Guijuelo? Ésa es la pregunta que muchos se hacen después de un último mes negro para el equipo salmantino en el que solo ha sumado 3 puntos de los últimos 12 que ha disputado, aunque quizá ése sea el mal menor.

 

Preocupan más las sensaciones del equipo, su bajón en el juego y la cabeza, que parece haberse atascado y con ella el rendimiento de un equipo que está sufriendo su peor bache de la temporada. No en vano, y pese a este hecho, el equipo continúa en puestos de privilegio (play off) aunque es cierto que ha perdido una oportunidad de oro para demarrar y dejar a sus rivales en el camino.

 

Por tanto, el momento del CD Guijuelo puede analizarse desde las siguientes claves:

 

FERNANDO ESTÉVEZ: El entrenador del CD Guijuelo llevó una trayectoria inmaculada con el equipo salmantino hasta el partido con el Astorga (4-0), pese a ganar al Zamora en la primera jornada de la segunda vuelta, eso sí, lejos de su mejor nivel futbolístico.

 

Por tanto, a raíz del partido contra el Astorga, el equipo sufrió un bajón del que no se ha recuperado aún y, por extensión, tampoco lo ha hecho Estévez. Sin capacidad de reacción desde el banquillo y sin capacidad para subir el nivel anímico del equipo, el andaluz parece haber entrado en barrena, como el equipo. Y si no hay una pronta reacción, el bache puede ser demasiado hondo.

 

(Foto: Chema Díez)

 

Además, algunas decisiones tácticas y técnicas son más que cuestionables y le cuesta mucho modificar el sistema de juego en un partido cuando las cosas se ponen cuesta abajo; y eso el equipo lo percibe en el campo. Desde fuera se observan muchas carencias que la campaña pasada eran primordiales en el vestuario y eso desgasta el día a día.

 

JUEGO DEL EQUIPO: No es, ni de lejos, el de la pasada campaña, eso está claro, aunque las comparaciones son odiosas. No en vano, los resultados avalan al equipo que ha perdido otros fundamentos en detrimento de un juego un poco más directo.

 

En las últimas semanas, el equipo ha perdido algunas de sus señas de identidad, que debe recuperar si quiere seguir arriba. Y es que el Guijuelo debe jugar a lo que sabe y no cambiar su estilo porque no sabe hacerlo. Por el momento, sus 41 puntos defienden esta propuesta y su trayectoria.

 

MERCADO DE FICHAJES: el mes de enero ha despistado mucho a una plantilla que ha sufrido demasiadas modificaciones y que ha estado más pendiente de salidas y llegadas y de si me quiere uno u otro. Algo que quizá puede ser comprensible pero que no debe influir en el rendimiento del equipo, ni mucho menos.

 

Con el tiempo, seguro que los fichajes aportarán y falta que se integren en la dinámica del grupo.

 

SIN GOL: el equipo lleva tres partidos sin 'mojar' y solo ha anotado uno en el mes 'negro' del equipo. Se crean ocasiones, sí, pero sin la contundencia necesaria como para poder hacer daño y el Guijuelo se ha enredado en algunos aspectos novedosos a los que la plantilla no está acostumbrada.

 

LO MEJOR:

 

COLUMNA VERTEBRAL: Jonathan, Razvan, Valero, Moreno, Carlos Rubén, Garban y Chuchi siempre dan la cara y se han convertido en piezas básicas dentro y fuera del campo. Esto, unido a hombres como Yeray, le dan al equipo un voto de confianza que se ha ganado en el terreno de juego. La aportación de estos jugadores en todos los ámbitos es clave.

 

RESULTADOS: 41 puntos en 23 partidos defienden a un Guijuelo que debe superar este bache cuanto antes para evitar males mayores.

 

No en vano, estos jugadores se han ganado el derecho a que se confìe en ellos para darle la vuelta a esta situación porque ya lo demostraron el año pasado superando otro duro momento hasta alcanzar el play off.