¿Qué impacto tienen las zonas verdes sobre la salud infantil?

Uno de cada tres niños tiene algún tipo de alergia, una cifra que se prevé que aumente en los próximos diez años.

Un estudio en más de 13.000 niños de Alemania, Suecia, Holanda, Australia y Canadá concluye que vivir en zonas verdes podría proteger contra la rinitis alérgica en determinadas áreas, pero en cambio puede ser perjudicial en otras. "Tenemos que comprender mejor cómo interactúan las personas con sus entornos verdes", destaca la Dra. Elaine Fuertes, del Instituto de Epidemiología I, Centro Helmholtz de Múnich y del Centro Alemán de Investigación de Salud Ambiental, Neuherberg, Alemania.


El estudio LEAP señala que, en la población infantil de alto riesgo, la introducción temprana del cacahuete disminuye el riesgo de desarrollar alergia a este alimento en un 70-80%. "El estudio LEAP-On está analizando si el beneficio se mantiene una vez suspendido el consumo de cacahuete", explica Gideon Lack, Profesor de Alergia Pediátrica del King's College de Londres. También debe estudiarse si esta estrategia funciona en población infantil de bajo riesgo.

Los adolescentes suelen tener dificultades para controlar adecuadamente su asma. Olvidarse de tomar la medicación, el tabaquismo y el estigma social, son algunos retos que afrontan. "Si estas barreras están clasificadas a través de un modelo eficaz de autogestión, los adolescentes pueden desarrollar habilidades para autogestionar el asma", explica Graham Roberts, Profesor y Pediatra Consultor Honorario en Alergia Pediátrica y Medicina Respiratoria de la Universidad de Southampton.