¿Qué fue del wifi gratis en la Plaza Mayor?

El Ayuntamiento silencia la supresión del sistema de wifi gratuito que puso en varias calles en 2011 y que en 2014 todavía tenía planes de ampliación. Europa presupuesta 120 millones de euros para poner acceso público a Internet en parques, plazas y edificios públicos antes de 2020.

La Comisión Europea va a apostar fuerte por la conexión pública y gratuita en plazas, parques, hospitales y sedes pública. El plan anunciado por Juncker esta semana, 120 millones de euros para poner wifi en la vía pública en 6.000 localidades, supone un fuerte impulso a esta política de acceso gratuito y público en la que el consistorio salmantino ha dado pasos atrás. Sí, porque Salamanca estrenó hace años las primeras zonas de wifi gratis, pero a día de hoy ya no están operativas: la ciudad se ha desenganchado de esta política.

 

Entre 2010 y 2011, el Ayuntamiento estrenó un sistema de wifi gratuito en la Plaza Mayor, la Puerta de Zamora, el parque de La Alamedilla y la plaza de Anaya, que fue el último, estrenado en julio de 2011 ya por el actual alcalde, Alfonso Fernández Mañueco. El sistema se basaba en una plataforma tecnológica desarrollada por el Grupo Inec de Zamora y se alimentaba de energía solar; la base estaba en el parque de La Alamedilla y los puntos de acceso repartidos por los citados emplazamientos estaban ocultos. Contaba con una web del servicio, www.salamancawifi.com, hoy inactiva. Esta era su portada.

 

 

El consistorio presumió de los miles de usuarios alcanzados y en 2014 todavía el entonces concejal de nuevas tecnologías, Daniel Llanos, anunciaba en los medios su expansión a las calles comerciales.

 

Sin embargo, no ha sido así y el sistema ha corrido una suerte totalmente opuesta. Lejos de ampliarse, ha caído en el olvido y el Ayuntamiento ha silenciado su desconexión. Al parecer, había problemas legales. Cuando en 2009 hasta 150 localidades anunciaron wifi gratis, la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones empezó a revisar expedientes y a denegar autorizaciones porque los ayuntamientos debían constituirse en operadores para ofrecer este servicio, que no se podía pagar con fondos públicos.

 

Según el regulador del mercado, era un "caso claro de financiación pública de la actividad, ya que la Administración no estaría recuperando los gastos generados por la prestación del servicio". En Salamanca se hizo con un acuerdo entre Grupo Inec, una entidad de crédito y el Ayuntamiento, lo que debería haber evitado problemas. Ayuntamientos como el de Avilés sacaron adelante su sistema en su día financiándolo con publicidad.

 

Así que el wifi en la Plaza Mayor, Anaya o La Alamedilla pasó a mejor vida. En su lugar, y a petición del PSOE, se está extendiendo el wifi gratuito a sedes municipales, que en los próximos meses debería estar instalado en todas las bibliotecas, centros de participación, pabellones... Y ahora se abre la puerta a volver a tener wifi gratis en plena calle. Dependerá del desarrollo del plan de la Comisión Europea, que debe sortear el problema que mató el primer wifi gratis: la oposición de las operadoras de telecomunicaciones.